lunes, 25 de mayo de 2009

Dejarse llevar.

Todos buscamos el amor, en mayor o menor medida.

La búsqueda, la gran mayoría de veces, suele desembocar en continuas decepciones. A lo mejor, no deberíamos buscarlo siempre con tanta ansiedad, sino dejar que nos encuentre. Quedarnos sentados a esperar.

Si todos pensásemos así, todos estaríamos igual, ¿no? Siempre tiene que haber alguien que lo busque, que siga ilusionado y no le haya decepcionado la vida, que crea en las personas y, pese a que caiga mil veces, se levanta mil y una.

¿Es ése el espíritu? ¿Consiguen algo aquellos que, pese a recibir palo tras palo, siguen tras su búsqueda? ¿O por el contrario, el espíritu correcto es, simplemente, dejarse llevar?


No hay que tenerlo todo calculado. No hay que pensar tanto las cosas. Lo mejor, seguramente, sea dejarse llevar. Sobretodo cuando se está bien con una persona. Pocas veces se puede sentir esa sensación:

Estoy tan bien, tan cómodo, tan a gusto, que me dejo llevar, a ver qué pasa.


A ver qué pasa. Qué mal acaba eso tantas veces.

2 comentarios:

  1. Haré lo mismo contigo

    Me esperaré y a ver que pasa porqué ya paso de creer en el destino u cosa parecida

    Yo probaré a esperar y si no da sus frutos te raptaré

    ResponderEliminar
  2. qué buena la última frase Juanito, me la apunto

    ResponderEliminar