viernes, 1 de mayo de 2009

Lo que tiene que hacer.

Nunca esperéis que vayáis a recibir lo mismo que dais. Podéis dar el 100%, que nunca obtendréis lo mismo (salva contadas excepciones).

El problema básico es que todos los que dan mucho, siempre esperan que eso que dan, no sólo sea reconocido, sino recibir más, o, al menos, lo mismo. Y eso es lo malo. La gente tiene distintos puntos de vista, diferentes maneras de ver la vida, y no podemos exigir a alguien que nos dé algo si ese alguien no quiere.

Por eso, muchas veces, no nos queda otra que quedarnos sentados, esperando a que se dé cuenta de lo que tiene que hacer.

Le di otra oportunidad y no la aprovecho.

A lo mejor no quería esa oportunidad. ¿Se lo preguntaste?

Claro que la quería.

Entonces es que es tonto.


Y volvemos a lo de siempre. Si quieres ver a alguien, sacas tiempo de donde sea para verle. Si quieres hablar con alguien, haces lo que sea para hablar con él. Si un amigo está mal, haces lo que está en tu mano para poder hablar con él y consolarle.

Pero la gente no es así. La gente decide coger y pasar 2 semanas sin dar señales de vida.

Llevo dos semanas sin saber de ti. Y estaba mal. Y lo sabes.

Tú tampoco has llamado.

¿Somos todos tan egoístas? ¿No deberíamos empezar a centrarnos en la que gente a la que realmente le importamos?

1 comentario:

  1. Sí, no te lo mereces

    Es un placer que me cuentes los problemas y saber que cuentas conmigo

    Es tonto, sí es tonto

    Creo que es hora de centrar de la gente que te importa de verdad y que le importas eso se ha de tenerlo en claro

    ResponderEliminar