martes, 26 de mayo de 2009

Yo condicionado.

Hoy he pensado en algo.

¿Todos tenemos una experiencia en la vida que hace que dejemos de creer en la gente y, por consiguiente, en el amor? Una experiencia dolorosa; algo que, nada más suceder, tratamos de olvidar por todos los medios.

Inconscientemente, debido a esa experiencia, cambiamos nuestra forma de ser, sin siquiera darnos cuenta. ¿Antes? Antes éramos atentos, amables, habladores… ahora nos convertimos en personas que intentan evitar cualquier tema que les lleve a hablar de sus sentimientos o de los de los demás. Nos construimos una barrera.

¿Pasamos todos por esa situación al menos una vez en la vida? ¿Es algo innato al ser humano?


Pero el problema principal es que las personas que conocemos a partir de ese momento, ya no verán nuestro YO, sino un YO condicionado. Y da rabia que esa gente no vea como éramos antes, cómo éramos en realidad.


¿Realmente existe un YO MISMO o, más bien, somos YO CONDICIONADOS?

2 comentarios:

  1. Yo tendería a llamarlo madurez, jejejejeje.

    Un abrazo,
    Jose

    ResponderEliminar
  2. Supongo que una combinación, ni blanco ni negro.

    ResponderEliminar