martes, 2 de junio de 2009

50 entradas después.

Sigo pensando en que a lo mejor, puede que quizá tenga el corazón en la derecha.


Me gustan las personas inocentes y que creen que podrán conseguir finalmente su objetivo, persistentes, ingenuas en cierta manera... tienen un encanto especial.


Mi amigo de las piedras tenía otro amigo. Un joven tímido, poco hablador, pero con un gran conocimiento sobre el cine. Un enorme conocimiento sobre el cine.
¿Y qué pasa con él?
Se enamoró de otra persona. Un día, al doblar una esquina, chocaron por casualidad. Ese momento se quedó grabado en su memoria, a fuego.
¿Empezaron a salir?
Sí. Se enamoraron. Salieron durante un tiempo, hasta que la otra persona le dejó, sin darle ningún tipo de explicación.
¿Y qué pasó?
Se aprendió todos los diálogos de amor de las mejores películas de la Historia del Cine. Y, todas las tardes, volvía a la misma esquina donde se encontraron por primera vez, a la misma hora, dispuesto a encontrarse con su antiguo amor.
¿Lo consiguió?
No lo sé. Sólo sé que tenía preparadas más de 100 diálogos de películas para decirle en cuanto le viera.

2 comentarios:

  1. Yo quiero oir esas 100 frases de amor que salgan de tu boca

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito... o las frases de amor o los diálogos de las películas, me quedo con cualquier cosa. ;-)

    ResponderEliminar