domingo, 6 de septiembre de 2009

Encantado de (no) conocerte.

Hay personas que son como fantasmas de ellos mismos.

Algunos de nosotros actuamos como queremos ser y no como realmente somos. Me explico. Pasamos la vida actuando, hasta que llega un momento que no sabemos ni siquiera quiénes somos.

No digo que haya que ser uno mismo y eso valga para todo. De hecho, estoy totalmente en contra de la típica excusa: "Es que yo soy así".

Pero hay gente que actúa, que es de una forma con unos y de otra totalmente distinta con otros. Y llega a un punto extremo en el que hasta sus sentimientos son fingidos. Es una situación jodida. Es difícil ser uno mismo.


Hay un sitio al que quiero ir que es como una ciudad fantasma, llena de luces y todo, pero la gracia es que no es una ciudad, sino una central electrica o un polígono industrial.


De hecho, una de las cosas más complicadas es ser un mismo. Nadie creo que lo sea. Incluso cuando se esta solo, hay veces que te ves condicionado por una cosa o por otra.
Es como la gente que pide a su pareja, a su amigo, que se abra, que sea él mismo, que le cuenta cómo es.... ¿cómo puede alguien contar cómo es? Es decir, si ni siquiera llegamos a conocernos a nosotros mismos, ¿cómo vamos entonces a conocer a alguien realmente?

Encantado de (no) conocerte.




*dibujo cedido por jorx

1 comentario:

  1. Sí, claro que muchas veces ese "sé tu mismo" viene a ser un sé como yo creo, quiero, me pareció, que eras; y es una cruz bastante pesada, con todas esas cadenitas de cariño... porque puedes encontrate conque eres de tal modo sólo por alguien, para que no dejen de quererte... porque el amor, como lo quieras llamar, es muchas cosas, pero también condicional... supongo que empieza en casa; en algunas casas; porque hay otras donde... en fins.

    Así que era Nueva York; pues da miedo, será que me siento un poco borrable esta madrugada.

    Abrazos en la ventana

    ResponderEliminar