jueves, 17 de septiembre de 2009

La memoria es algo maravilloso...

Nuestras experiencias pasadas... ¿Determinan nuestras relaciones?

Es decir... todo lo que nos ha pasado con otra gente, hace que cuando estamos con alguien nuevo, comparemos irremediablemente. ¿Es bueno comparar? ¿Y si sale perdiendo la persona que acabas de conocer?


¿Y si sale ganando?

Eso es lo que me pasó contigo.


Las comparaciones no son buenas. Pero el ser humano es así. Necesita comparar todo. Es un deseo de saber que lo que estamos eligiendo es mejor que lo que tuvimos. No podemos vivir anclados en el pasado, ¿no? La memoria es algo maravilloso sino tienes que vivir con el pasado.

La memoria, los recuerdos, sirven para que no cometamos los mismos errores... o sí. Hay veces que necesitamos cometerlos una y otra vez para sentirnos vivos. Es una forma de decirnos a nosotros mismos: no me he vuelto de piedra.

Es como el deseo. Los seres humanos deseamos. Y cuando tenemos algo, queremos más. Y cuando tenemos ese más, queremos el doble. Pero yo me siento bien así. Me siento HUMANO cuando deseo algo más aparte de las necesidades primarias.

El amor es una necesidad.

¿No es una obsesión?

Es el miedo a la soledad.

No. Estáis equivocados. El amor es ver a otra persona y sentir que sois uno. Ya no es un tú y un yo. Es un NOSOTROS

1 comentario: