viernes, 10 de diciembre de 2010

Critica

Sé que se sale un poco de los cánones que he mantenido en este blog. Pero siempre he informado de mis nuevos proyexctos y este no iba a ser menos.

Critica cinematográfica, todos los viernes, en Vanitatis:


http://www.vanitatis.com/mcguffin-por-favor/franklyn-20101210-407.html


muchas gracias a todos los que me leeis aqui y en todas partes

domingo, 28 de noviembre de 2010

(Saber) elegir.

Hay veces en la vida que no nos queda otra que elegir.

Patatas con sabor jamón o campesinas.

Película de acción o de comedia.

Lady Gaga o Pitingo.


Él o él.


No me refiero a infidelidades ni cuernos. Me refiero a cuando te gustan dos personas. Una puede darte seguridad, otra puede darte buenos momentos. Y ahí llega el momento en el que hay que saber elegir. Porque todos sabemos que, si eliges mal, la otra persona no seguirá ahí.

La vida se basa en continuas decisiones. Y según vamos avanzando en el tablero, las decisiones se van complicando. Antes decidíamos quién iba en nuestro equipo. Pasamos a decidir qué plan hacíamos por la noche. Y llegamos a decidir entre nosotros o los demás.

Pero, algún día, puede aparecer una decisión que habíamos descartado. Y, a lo mejor, nos alegra el día.

¿Son las decisiones que tomamos lo que influyen nuestra vida? ¿O condicionan más aquellas que NO tomamos?

sábado, 27 de noviembre de 2010

Sentirse culpable.

¿Debemos sentirnos culpables por algo que hemos hecho y pensábamos que debíamos hacer?

Como muchas veces he dicho, no todo es blanco o negro. De hecho, suele ser de un gris sutil y cuesta diferenciar. Y si hemos hecho algo de lo que estábamos seguros, adelante. Pero hay un problema. Nosotros lo podemos ver así pero la otra persona puede opinar totalmente diferente.

Y es lo jodido de las relaciones. La otra persona, normalmente, la dejada, es la que lo va a pasar peor, la que piensa que no es justo, que no hay derecho, que como puede haber pasado eso de un día para otro... Yo siempre defenderé que la persona que deja también tiene un papel complicado, porque no sólo tiene que pensar en él mismo, si no también en la otra persona.


¿Estás diciendo que el dejado es "egoista"?

No. Pero tampoco lo es el que deja.

Si has tenido una conexión con alguien, ha sido por algo. Esa conexión no se acaba de un día para otro. Simplemente, como la energía, se transforma. Y lo peor que hay son los días posteriores a una ruptura...

¿Está demasiado visto el "aunque lo hayamos dejado, vamos a ser amigos"? ¿O es imposible la amistad tras una ruptura?

lunes, 22 de noviembre de 2010

20 pulsaciones por segundo

Hay gente que nos hace sentir de manera diferente.

De 100 personas... seguramente 50 te serán indiferentes.
De 100 personas... seguramente 25 serán personas a las que no puedes ni ver.
De 100 personas... seguramente 10 serán conocidos que, más o menos, te caigan simpáticos.
De 100 personas... seguramente 5 serán buenos amigos, de los que no puedes prescindir.
De 100 personas... seguramente 4 serán enemigos íntimos, que te hacen la vida imposible.
De 100 personas... seguramente 3 serán personas de las que has aprendido más que de ninguna otra.
De 100 personas... seguramente 2 habrán sido blanco de tu corazón en algún momento.


Pero, de entre esas 100 personas, hay UNA de ellas que, con total seguridad, te hace sentir como si tuvieras 15 años y te enamorases por primera vez; te hace sentir una sensación en el estómago parecida a cuando bajas por una montaña rusa.

Esa persona que hace que tu corazón lata como si fuera el de colibrí, a 20 pulsaciones por segundo, al borde del infarto.

viernes, 19 de noviembre de 2010

ÉL y tú

Es duro leer algunas cosas cuando ya ha pasado tanto tiempo.

Esas cosas que, en el momento, las leiste sin saber leer "entre lineas". No viste ese "viejos amigos" ni todo lo que ello conllevaba.
Tampoco viste la diferencia entre una persona que era "ÉL" y otro que se limitaba a ser "el chico sonrisa que le acompañaba cuando estaba solo".

Y ver que, cuando tú lo pasabas tan mal, realmente sólo tú lo pasabas tan mal.

Es duro darse cuenta de cosas un tiempo después. Antes no eras consciente... y eso que dicen de: "lo verás dentro unos años y te reirás" es mentira, sucia mentira. Porque cuando pasan los años y lo ves... a lo mejor te das cuenta de lo gilipollas que fuiste. Y que en lo que creías no tenía nada que ver con la realidad.

Y si echas la vista mucho más atrás, te das cuenta que, si fuiste gilipollas y lo pasaste mal, fue por tu tendencia a perdonar y a intentar olvidar, a no guardar rencor.

Y eso precisamente es lo que te ayuda a convertirte en lo que eres hoy: una persona que puede perdonar, pero que no sabe olvidar, aunque lo desee con todas sus fuerzas.

DVMRMEDB

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Relación "muda"

Si alguien te dice que te odia --> ¡Uy! Fíjate, creo que yo a ti también.

Si alguien que no te gusta intenta ligar contigo --> Lo siento, pero mi religión no me lo permite.

Si alguien te intenta agregar a Facebook y no quieres --> Mi madre no me deja agregar a desconocidos.

Si quieres agregar a alguien --> Hey, creo que tenemos el mismo color de pelo.


Si te gusta mucho una persona --> ¿Follamos?

Si esa persona te da un guantazo --> Lo siento, no me va el sado.



Si alguien es toda tu vida y no sabes que decirle.... bueno, no le digas nada, simplemente, demuéstraselo. Las palabras son vacías muchas veces. Lo que vale son los hechos, y lo he dicho ya muchas veces. Puedes decir misa, que si no lo demuestras... ¿de qué narices sirve?


Lo daría todo por ti.

Vale, pues empieza. Quiero tu colección de Cd's.

¿Deberíamos dejar las palabras a un lado y empezar a demostrar las cosas realmente como las sentimos? ¿Es hora de iniciar una relación "muda"?

PD. Tiene gracia que yo diga esto, cuando me dedico a eso precisamente, a las "palabras".

Tuyo y mío.

Muchas veces necesitamos nuestro espacio.

Hay gente que no entiende que, de vez en cuando, necesitamos estar solos, hacer algo que nos apetece sin necesidad de contar con nadie más. ¿Suena egoísta? Sí. Pero todos somos iguales en el fondo.


Hay gente solitaria que se siente la más querida del mundo.

Hay gente muy sociable que se siente sola todos los días.



Antes no lo entendía. Ahora lo entiendo. Antes veía unas cosas. Ahora veo otras.

¿Alguna vez hemos oído eso? ¿Alguna vez os han dicho eso? Sí. Todos necesitamos nuestro espacio. Pero hay veces que nuestro espacio, es eso precisamente --> tuyo y mío.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Strip me.

Siempre hay dos versiones de los hechos (incluso quince).


¿Cuál es la verdadera y cuál es la falsa? Pues las dos son verdaderas y las dos son falsas. Cuando se termina una relación, cuando hay una pelea, o incluso en los debates tan repetitivos del Congreso, siempre hay varias versiones. Pero unas predominan por encima de todas las demás.

Me dejó, tío, después de prometerme todo y más.

¿Y has pensado que todo eso que te prometió y te dijo no tiene porque haber sido mentira?


Diga lo que diga una versión a la otra, muchas veces una de ellas siempre acabará llegando a la misma reflexión, no cambiará su modo de verlo. Nunca tenemos toda la razón nosotros. La RAZÓN siempre es un todo dividido en muchas partes que hay que ir uniendo y asimilando a lo largo del tiempo.


Yo le quería.

¿Y quién dijo que él a ti no?


A veces, para conocer a una persona realmente, hay que desnudarla. Desnudos todos somos iguales. No hay orgullo, no hay dignidad, no hay razones, no hay opiniones... sólo quedamos NOSOTROS MISMOS.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Corriente.

Es mejor ser diferente. Aunque siempre lleguemos todos al mismo final.


¿Qué hay de diferente en ser diferente? ¿Qué hay de original en ser original? Por querer diferenciarte de los demás, ese agobio que tiene tanta gente, acabas pareciéndote a todo el mundo.

Hay que ser uno mismo. Al ser uno mismo, uno es diferente. Y dejar de ser tímidos. ¿De qué sirve la timidez? Para cohibirnos, para mermarnos, para que la gente no conozca nuestro YO. ¿Por qué no disfrutar y dejarnos llevar hacia delante? Mejor aún, en vez de dejarnos llevar por la corriente... ¿por qué no creamos nosotros esa corriente?


Con todo esto quiero decir (y a lo mejor no quiero decir nada) es que tenemos la vida para disfrutarla, para vivirla, para hacer disfrutar a los que nos rodean, pero primero a nosotros mismos.


Te quiero, pero me quiero más a mí mismo.


Siempre hay que quererse a uno mismo. Porque si uno no se quiere, ¿cómo va a querer a los demás?

jueves, 4 de noviembre de 2010

Enhorabuena (II)

Enhorabuena por ser tan guapo

Enhorabuena por ser tan bueno

Enhorabuena por oler tan bien

Enhorabuena por ser tan simpático

Enhorabuena por ser tan imaginativo

Enhorabuena por ser tan paciente

Enhorabuena por quererme tanto...



Aquí ya no hace falta ironía.


Ya que tenemos ganas de decirle la otra lista a tanta gente, también podíamos decir estas palabras a alguien importante, ¿No? Porque no todo es tan malo, no todo es tan negro, no todo es tan imposible.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Enhorabuena (I)

Enhorabuena por ser tan gilipollas.

Enhorabuena por ser tan cabrón.

Enhorabuena por ser tan falso.

Enhorabuena por ser tan hipócrita.

Enhorabuena por ser tan estúpido.

Enhorabuena por ser tan insensible.

Enhorabuena por ser tan infiel.


Por cierto, ¿sabes que es la ironía?


¿No hemos sentido muchas veces ganas de decir esta lista de cosas? ¡Y muchas más! Y también habrán tenido ganas de decírnoslo a nosotros, ni lo dudéis por un instante. Ninguno somos santos ni ninguno somos demonios. Nadie es malo malisimo ni nadie es bueno buenísimo.

Eso es lo que tenemos que tener en cuenta cuando digamos cosas como las de la lista que he puesto más arriba.

Sí, claro. Y qué más. Si el otro es un cabrón, se lo digo y punto.

Claro, díselo, pero piensa que algún día te lo dirán a ti también.

¿Somos todos libres de criticar, de insultar, o realmente nadie está libre de tirar la primera piedra?

miércoles, 27 de octubre de 2010

Fuegos artificiales.

Vainilla.

Madera quemada.

Césped sin cortar.

Un cuaderno por estrenar.

Dinero que acabas de ganar.

Algo que te deja sin aliento.

Una entrada de cine en primera fila.

Una montaña rusa que te deja sin aliento.


Fuegos artificiales.


Cualquier cosa nos recuerda a alguien o algo.


¿Vainilla? Esa colonia que se pone las noches que sale de fiesta.

¿Madera quemada? Aquella casa a la que ibas todos los veranos de pequeño.

¿Césped sin cortar? La primera vez que lo hiciste.

¿Un cuaderno sin estrenar? Cuando te pasaron a boli en el colegio.

¿Dinero que acabas de ganar? El regalo que le compraste por su cumpleaños.

¿Algo que te deja sin aliento? La primera vez que viste nevar.

¿Una entrada de cine en primera fila? Tu primer beso.

¿Una montaña rusa que te deja sin aliento? Te quedaste abajo y él también.


FUEGOS ARTIFICIALES, eso resume todo.

lunes, 25 de octubre de 2010

Nunca supe nada más

La primera vez que le vi corría a lo largo de Gran Vía a las 3 de la madrugada. Y nunca pensé que llegará hasta tal punto de hablar todos los días con él. No sé, me parece un chico diferente a los demás.

¿Su nombre?

Alejando. Simplemente Alejandro, nunca supe nada más.

¿Cómo que no supiste nada más?

Más de su vida pasada. Realmente, nunca conocí su pasado, su vida de verdad. Nos limitábamos a vivir el presente, a vivirlo hasta las últimas consecuencias.

¿Hablando por Facebook?

Claro que no. No era el hecho de hablar por Facebook con cualquier persona, con cualquiera que te agrega porque quiere verte el rabo o tener un polvo rápido quedando por privado. Al principio no intercambiábamos más de dos palabras. Pero, más tarde, esas dos palabras se convirtieron en conversaciones.

Así que admites que tenías conversaciones con él.

Claro que lo admito. Y, aunque no hayamos compartido espacio material, hemos compartido espacio virtual, que no es poco. Y me habría gustado poder verle una vez antes de que ocurriera…

Bueno, su desaparición está siendo investigada. Pero necesitamos el nombre de un sospechoso.

¿Sospechoso? Él es el único sospechoso, estoy seguro. No le creo tan tonto como para haberse dejado atrapar. No, la verdad es que no. Puede que su seguridad fuera una gran máscara para ocultar un mundo de inseguridades. ¿Tal vez por eso se tiñó el pelo? No lo sé. Pero, hoy en día, ¿quién no tiene inseguridades?

Así que no sabe nada de él ni de sus amigos.

Bueno, era una persona fácil de convencer. Aunque yo siempre he pensado que tenía alma de líder. Puede que no lo supiera, pero fue la imagen que me dio.

Muchas gracias por su sinceridad. Pero... necesitamos que siga disponible. Es la única persona que puede ayudarnos a encontrarlo.

viernes, 15 de octubre de 2010

Aniversario

Hoy quiero recordar una entrada que escribí hace tiempo ya...

52 es el número atómico del telurio.

52 Es el código telefónico internacional de México

La baraja francesa consta de 52 cartas, sin incluir los comodines.

Un año tiene 52 semanas y un día

5+2 = 7

Los siete días de la semana
Las siete notas musicales
Los siete colores del arco iris
Los siete pecados capitales
Las siete artes
Los siete mares
Las Siete Maravillas del Mundo
Los siete sabios de Grecia
Roma, la ciudad de las siete colinas
Los siete reyes de Roma
La guerra de los siete años:
Las siete vidas del gato.
Las siete frases pronunciadas por Jesús en la cruz
Las siete 7 virtudes del bushido

Si buscas en wikipedia... no aparecerá como día de vuestro aniversario.



¿Por qué siempre las personas tenemos la manía de querer controlar todo, de tener que poner etiquetas, números, fechas a todo cuanto nos rodea?

El día de nuestro aniversario --> el 15

El día que me dieron el primer beso --> el 12

El día que me atropelló un coche --> el 2


Todo son números, nada más. Y el problema es cuando esas fechas son las únicas que tienen importancia.

Lo vamos a dejar.

Pero, ¿no me dijiste que os ibais a casar y que estabais fenomenal?

Sí, pero se le ha olvidado nuestro aniversario. ¡Es un cabrón!

El problema es la gente que sólo le da importancia a esas fechas. Y no digo que no la tengan, porque yo soy el primero que se la da... Pero, a veces, cuesta encontrar a esa persona "única" que hace que todos los días que pases con ella sean especiales.

¿Y los aniversarios en que quedan? Simplemente te ayudan a recordar una vez al mes, una vez al año... lo especial e importante que es la otra persona. Lástima que quede poca gente así.

domingo, 25 de julio de 2010

Te perderías cualquier cosa.

Hay momentos en la vida que conocemos a alguien y sabemos que es especial. Simplemente con que nos diga una palabra, sabemos que esa persona, va a ser alguien importante en nuestras vidas.


Nosotros somos los que decidimos quién entra en nuestra vida, nosotros dejamos o no dejamos. Nos abrimos, o nos cerramos. Y hay gente (mucha más de la que creéis) intentando por todos los medios entrar en la vuestra.

En la película EL INDOMABLE WILL HUNTING aparece lo siguiente:

Era el año 1972 y Robin Williams y sus amigos han conseguido entradas para la final nacional de béisbol... (una final que fue mítica) y se encuentran en el bar, momentos antes de ir al partido, una chica, que sera la mujer de Robin Williams.

Entonces, Robin le cuenta todo lo que pasó en el partidazo del siglo. Y le dice Matt Damon:

- Debió ser increíble verlo en directo.
- No lo vi.
- ¿Cómo que no?
- Dejé mi entrada en la barra y dije a mis amigos: No voy, tengo que ver a una chica.
- ¿Pero cómo te dejaron tus amigos hacer tanto el gilipollas?
- Vieron en mis ojos que iba en serio.



Eso es lo que te pasa cuando estás enamorado. Te perderías cualquier cosa.

lunes, 19 de julio de 2010

Noche.

Joder, tío, estoy super deprimido... no sé qué hacer, estoy desesperado.

Pero... ¿qué te pasa?

No me ha contestado al mensaje que le envíe.

¿Hace cuánto?

¡Hace 5 minutos ya!


Hay momentos que cosas tan simples o pequeñas como que no nos contesten a un mensaje, nos parecen un mundo. O que la persona que nos gusta no nos haga caso, que se vaya de viaje... Incluso que nos vayan a echar la bronca por algo.

Pero luego con el tiempo lo vemos como una tontería, como una pequeñez (y "con el tiempo" me refiero al día siguiente, o a los dos siguientes). Yo comparo esto a lo mismo que nos pasa por la noche. ¿Nunca os habéis fijado que por la noche todo parece más trascendental y más importante que durante el resto del día?

La mañana siguiente siempre piensas:

¿Cómo pude decir eso?

¿Cómo pude hacer eso?

¿Cómo pude pensar eso?



¿Damos demasiada importancia a cosas que realmente no deberían tenerla, obviando otras que sí deberían preocuparnos más? ¿O son esas cosas que tanto nos quitan el sueño las verdaderamente importantes, las llamadas "pequeñas cosas"?

domingo, 18 de julio de 2010

Cambios de decisión

¿Es cierto que todo el mundo quiere tener una pareja? No del todo.

¿Es cierto que todo el mundo quiere estar solo y libre? No del todo.


Los seres humanos somos indecisos, nunca estamos contentos con nada. Si has estado enamorado de una persona, ¿sigues enamorado de ella pase lo que pase?

Nunca había pensado mucho en la frase de: Un clavo saca otro clavo.
Hay veces que es cierto. Un clavo ayuda a sacar otro clavo. Hay otras veces que no. Hay veces que no te has atrevido a tener una relación con una persona y luego, meses después, tienes una relación con otra que está en la misma situación que la primera. Expliquémonos:

Él vivía en Asturias. Yo en Madrid... He tenido varias relaciones a distancia, no quiero una más. Ya he sufrido bastante.

MESES DESPUÉS

Él vive en Almeria. Yo en Madrid... Le quiero, me da igual la distancia.


La situación de una persona nunca es la misma, ni siquiera de un día para otro.

Nadie es igual a nadie

Las circunstancias cambian, la gente cambia. Es bueno saber que, pese a malas experiencias pasadas, siempre se esté dispuesto a intentarlo de nuevo, ¿no?

¿Nuestro pasado nos hace indecisos, nos condiciona? Sí. ¿Podemos librarnos del pasado? No.

Simplemente, tenemos que aprender a vivir con él... y superarlo.

jueves, 20 de mayo de 2010

Envidia.

A la gente le gusta hacer daño. ¿Por qué será?

Porque es lo más fácil del mundo. Cuesta menos llamar a alguien "gilipollas" que "guapo". Es más fácil reconocer los defectos de alguien que alabar sus virtudes.

¿Se reduce todo a la envidia que sentimos los seres humanos entre nosotros? ¿Tanto nos cuesta alegrarnos de la felicidad y el éxito ajeno? La respuesta es sencilla:

SÍ.


Pero yo me niego a pensar que, en algún lugar (incluso más cerca de lo que creo), alguien se alegra cada vez que consigo levantarme un día más. Porque, en algún lado, hay alguien que sonríe simplemente porque existes.
No, esto no se trata de un EMAIL CADENA. Simplemente opino que todos hacemos feliz a alguien, aunque sólo sea a una persona.

¿Nunca os habéis preguntado lo que se gana con una sonrisa y una palabra amable? ¿No es mejor que ser un tipo borde y esquivo?

Los buenos, de buenos son tontos.

Vale, es que una cosa es ser BUENOS y otra TONTOS. Y los que no son BUENOS, se empeñan en hacer parecer a los BUENOS, TONTOS.

¿Deberíamos intentar hacer feliz a la gente que nos rodea, y a nosotros mismos, mejor que emplear nuestro tiempo envidiando a los que les va bien?

miércoles, 12 de mayo de 2010

Como ser un superhéroe

Esta es mi nueva etapa, por ahora:


Óscar no sabe de moda, tiene pocos amigos y es algo atontao... pero tiene algo más alucinante que todo eso:

UN SUPERPODER


Descubre sus aventuras en:

http://comoserunsuperheroe.blogspot.com

jueves, 15 de abril de 2010

Fin último

Yo es que siempre pienso, antes de empezar una relación, que va a salir mal, así, si me deja, no lo paso mal.

Pero entonces así no vas a disfrutar del amor.

Hombre, yo disfruto de otra forma.


El amor tiene muchas caras, sí, y normalmente una de ellas suele ser el sufrimiento. PUES NO! Me niego a que amar sea sinónimo de sufrir... amar de verdad tiene que ser DISFRUTAR, SONREÍR, SER FELIZ al fin y al cabo.

Normalmente se dice que el fin último del ser humano es encontrar la felicidad. Algunos lo encuentran en el dinero, otros en el trabajo, otros en la familia... realmente, es que aman a su familia, aman su trabajo, aman su dinero... Entonces, por esa regla de tres, ¿ser feliz no es AMAR? ¿Es el fin último del ser humano AMAR?

Y ser amado.


Una persona necesita esa reciprocidad... obviamente, tu dinero no te va a abrazar por la noche, tu trabajo no te va a llamar si te encuentras mal...
¿Funcionamos en base al amor que recibimos? ¿O es independiente a nuestra personalidad y a como vemos la vida?

sábado, 3 de abril de 2010

Se ve mejor desde fuera.

¿Debemos cambiar nuestro punto de vista para ver las cosas desde otro lugar?
No siempre somos perfectos, nos equivocamos.

Y nos cuesta admitirlo. De hecho, cuando lo admitimos, por dentro pensamos: No, ni de coña… realmente pienso lo contrario.
Pero no siempre tenemos la razón, y muchas veces no la tenemos, es algo con lo que tenemos que vivir, algo que hay que admitir.

Me han dicho que hoy tenemos examen.

Si el profesor acaba de decir que no.

Pero bueno, a mí me han dicho que sí. Hacedme caso.

¿Nos cuesta tanto dar nuestro brazo a torcer? ¿Somos tan orgullosos, tan dignos, que no admitimos cuando nos equivocamos?
Aunque, si bien es cierto, hay un dicho que muchas veces resume esto muy bien:
Se ve mejor desde fuera

Tu novio es un cabrón, pero yo lo veo porque se ve mejor desde fuera.

Te están explotando, pero no te das cuenta porque se ve mejor desde fuera.


Vale, ¿hay alguna vez que se vea mejor desde dentro? ¿O necesitamos salirnos aunque sea unos minutos, como si fuera una proyección astral, para poder valorar lo que estamos haciendo de una forma más objetiva?

lunes, 29 de marzo de 2010

Enamoradizos.

¿Somos todos tan enamoradizos?

Hay gente que le cuesta (un mundo) enamorarse, sentir algo por alguien. Son independientes en ese sentido.

Pero hay otra gente que no, que se enamoran desde el primer momento. Y eso tampoco es malo, pero es peligroso.

¿Tienes hora?

Sí, quiero.


Amor a primera vista, flechazo instantáneo… como queráis llamarlo, pero siempre hay que intentar separar el llamado “encoñamiento” del “gustamiento” del “enamoramiento”.
Son tres conceptos distintos.

¿Es el amor una mezcla de los 3? ¿O son diferentes fases hasta que por fin puedes decir: estoy enamorado?

domingo, 21 de marzo de 2010

Recuerdos

Pues siento decir que muchas veces... nos prometemos cosas....

y esas promesas no nos duran nada, de hecho, según las vamos escribiendo, nos vamos dando cuenta de que no vamos a cumplirlas....



Qué jodido es el ser humano.


Lo peor que hay en la vida son los recuerdos.

No arrepentirse.

¿Por qué siempre nos vuelve a pasar lo mismo?

¿Por qué siempre caemos en lo mismo una y otra y otra y otra vez?


He decidido vivir el presente y dejar de pensar en el futuro. Cada día cuenta y no quiero tener que arrepentirme de nada.

Es lo peor que puede pasar.

domingo, 14 de marzo de 2010

Parte negativa.

Hoy en día es muy difícil conseguir una relación verdadera. Es complicado fiarse de las personas. Todo el mundo se conoce. Todos hablamos con todos.

Hay veces que me gustaría conocer a alguien que no supiera nada de nada, que no conociese a nadie de "los de siempre", que fuera alguien totalmente... nuevo.


Y hay veces que debemos tomar una decisión. Porque la carne es débil, y la mente. Somos débiles. Y es muy fácil ver a alguien conectado que ha pasado de nosotros pero sigue gustándonos, y hablarle.

¿Es buena esta actitud? ¿Nos rebajamos a nosotros mismos? ¿O tampoco es para tanto?

Todo se reduce a que no hay que pensar tanto las cosas. Debemos hacer lo que pensemos que tenemos que hacer. Seguir nuestro propio criterio, no el de los demás. Y, a fin de cuentas, estar cómodos con nosotros mismos. Porque siempre tenemos la manía de pensar en el futuro... ¿Por qué? ¿Por qué no vivir el presente?

¿Por qué, si podemos quedar con alguien, preferimos pensar que en una semana se va de nuestra ciudad, en vez de centrarnos que podemos quedar con esa persona durante toda una semana? ¿Es cierto eso de que siempre acabamos viendo la parte negativa de las cosas?

lunes, 1 de marzo de 2010

Decálogo (I parte)

El Decálogo:


1. Si alguien quiere verte, hace lo imposible por sacar tiempo y verte.

2. Todos somos celosos. Todos.

3. Si le interesas, te va a llamar. Tarde o temprano lo va a hacer.

4. Las estrategias no sirven de nada.

5. Hay gays que no son promiscuos.

6. Hay heteros que no son promiscuos.

7. La bisexualidad no existe.

8. Si no te contesta, déjalo.

9. Los amigos SIEMPRE son lo que acaba quedando al final.

10. Nunca digas que nunca pondrías unos cuernos... no sabes las vueltas que da la vida.

domingo, 21 de febrero de 2010

5 excusas, 5 respuestas

Cuando una persona no te ha contestado a los mensajes, a las llamadas... etc. es muy divertido ver qué tipo de excusas te pone cuando consigues dar con él:

1. Es que he estado desconectado

2. Es que he estado muy ocupado

3. Es que se me rompió el móvil

4. Es que pensé que me hablabas a mí porque te gustaba mi amigo

5. Es que no tenía saldo

A lo que respondo yo:

1. ¿Desconectado? ¿2 meses sin entrar en el facebook, el tuenti, el msn, el skype... o sin tener el móvil a mano?

2. ¿Ocupado? ¿Ni siquiera has tenido tiempo para hacer una perdida?

3. ¿Realmente se te rompió? ¿Y no existe el tuenti, el facebook, el msn, el skype...?

4. ¿Realmente eso es una excusa?

5. ¿En 2 meses no has tenido saldo? Ni internet, ¿no?

viernes, 19 de febrero de 2010

Mr. Rencor

Todos somos rencorosos.

Siempre recordamos algo que nos han hecho. Siempre. Pero es que el rencor no tiene porqué ser siempre malo. Te ayuda a saber lo que te han hecho. Te hace ser desconfiado, seguramente. Pero tampoco es bueno ser súperconfiado, ¿no?

Pero que me llamen rencoroso cuando no lo soy es algo que me repatea sobremanera. Si perdonas lo imperdonable, si olvidas lo inolvidable, ¿cómo pueden llamarte rencoroso?

Hay gente muy mal acostumbrada, que siempre espera que los demás hagan lo que ellos quieren, y si no... se enfadan. Vale, me parece muy bien. Pero, si te dijeran algo... ¿qué versión creerías, la de una persona que te ha hecho mucho daño o la de un amigo? La respuesta es fácil, ¿no?

Bueno, está siendo una entrada demasiado personal. Pero lo digo bien alto.

SOY RENCOROSO CUANDO TENGO QUE SERLO, Y HAY VECES QUE TENIENDO QUE SERLO, NO LO SOY.

lunes, 8 de febrero de 2010

9

9 cosas que te diría

1. Tengo mi móvil siempre a mano por si se te ocurre llamarme.
2. El estómago se me cierra cuando como al mediodía porque tu imagen pasa por mi mente.

3. Que actualizo mi Facebook cada minuto para ver si te has conectado.
4. Un día contigo hace que lo único que desee es que llegue la próxima vez
5. Imbécil me siento al no cerrar el MSN en todo el día para ver si te conectas y me hablas.
6. Eres lo que he esperado toda mi vida.
7. Rara vez es la que no paso cerca de tu trabajo porque no puedo esperar más sin verte.
8. Olvidé todas las relaciones que tuve antes.


¿Quién no ha sentido algo de esto alguna vez?

domingo, 31 de enero de 2010

Hacer que suba la media.

Hay gente soñadora, hay gente ilusa... Algunos los llaman ingenuos.

Hay gente realista, hay gente con los pies en la tierra... Algunos los llaman personas centradas.



Pero... ¿por qué el ser iluso tiene que ir acompañado de "ay, qué ingenuo eres", "a ver si despiertas... ¿La realidad no es ya demasiado dura como para estar siempre atados, anclados al suelo?

No sólo por ser realista se llega más lejos, ni tampoco lo contrario. Pero el mundo, la vida, tiene "algo". Y ese "algo" hay que intentar exprimirlo. Hacer que cada día cuente, que cada día valga la pena que sea recordado.
A lo largo de nuestra vida, menos de la mitad de nuestros días vividos han marcado nuestro destino. De hecho, menos de la mitad de la mitad.

¿No sería mejor "hacer que suba la media"?

Tampoco digo que haya que ser soñadores las 24 horas del día. De hecho, no estoy de acuerdo con la gente que dice: "Menuda tontería... con los problemas que hay en el mundo".

Vale, ¿niego yo los problemas del mundo? No. Obviamente, cualquier problema va a ser más pequeño que cualquier guerra. Pero no por eso los ninguneo... Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

lunes, 25 de enero de 2010

Heridas abiertas.

imagínate que alguien a quien intentaste darle (y crees firmemente haberlo hecho) todo, te engañó. Y te enteras ahora, después de un montón de tiempo.

Pero no tienes pruebas... ¿se lo dices? ¿Le acusas directamente? ¿Te fías de la palabra de tu amigo? Esa persona te hizo mucho daño entonces... lo lógico es pensar que los cuernos realmente existieron. Si se portó mal contigo, los cuernos sería algo más de la lista, ¿no?

O mejor te callas, porque ya no tiene que ver...


Digo todo esto para hablar de las llamadas HERIDAS ABIERTAS. Todos tenemos una.

- Alguien que nos hizo daño y nos hizo cambiar radicalmente nuestra forma de ver las relaciones de pareja.

- Alguien que se aprovechó de nosotros y nos hizo desconfiar de todo el mundo.


Entonces, si después de un tiempo, alguien te dice algo que hace que tu herida "descicatrice"... ¿qué hay que hacer? ¿Cuál es la maldita solución?

El tiempo NO lo cura todo. Los únicos que podemos curarnos somos nosotros.

E intentar cerrar todas las heridas antes de morir desangrados.

domingo, 24 de enero de 2010

¿Cerrar la boca?

Siempre he defendido que, cuando te enfadas con alguien, hay que decirlo, para que luego ese enfado no se vaya haciendo más y más grande cada vez.

Vale, muy bien. Pero... ¿y si hay veces que es mejor guardarlo?

Te has enfadado con alguien a quien quieres mucho. Entiendes su postura, pero, aún así, te enfadas. Vayamos por parte entonces:

1. Es una persona que te importa.

2. Entiendes la forma en la que se comporta contigo.

3. Aún así, te enfadas.

=

¿Debes decirle por qué estás enfadado? ¿O guardártelo y seguir como antes? Bueno, es una situación complicada pero yo apuesto por la segunda opción.

Hay veces que es mejor cerrar la boca y abrir el corazón que abrir la boca y romperlo.

martes, 19 de enero de 2010

Dudas.

Dudar es humano.

Dudar de la persona a la que amas, de tu amigo más íntimo... o simplemente de una mujer que te mira mal en el metro... es lo más normal del mundo. Pero... ¿y si esa duda se va haciendo más y más grande cada vez, hasta que llega un momento en que acabas creyéndotela?

Sientes ese cosquilleo en el estómago, tienes la sensación de "Oye, sé que me estás ocultando algo, peeeero no te voy a decir nada, ya me lo contarás tú".

Ese sentimiento puede llegar a consumirnos, es verdad. ¿Es mejor expresar nuestras dudas en el momento en que se presentan? ¿O, es mejor, como mucha gente suele elegir, dejarlo pasar? Porque, ¿Y si estabas equivocado y has metido la pata hasta el fondo? ¿Y si lo que tú creías que era cierto, resulta que no?

Nadie puede ofrecerte absoluta confianza. Es algo imposible. Ni tampoco puedes darle a nadie confianza ciega, porque no existe. Es normal dudar de vez en cuando. No soy quién para decir cuándo hay que callárselo o cuándo hay que decirlo. Pero no siempre existen las dos opciones.

¿Callamos nuestras dudas por temor a estar equivocados? ¿O por miedo a tener razón?

domingo, 17 de enero de 2010

Alguien.

Cómo somos, ¿eh?

Como nos gusta que la gente de alrededor nos alimente el ego, esté enamorada de nosotros, nos cubra de detalles y atenciones...

Pero, curiosamente, esas personas no nos gustan. Me explico. Cuando alguien está ahí, que sabemos que está enamorada de nosotros, que le encantamos, aunque pasemos de esa persona, realmente nos gusta que esté ahí.

Imaginad por un momento que esa persona se enamora de otro, y empieza a pasar de nosotros... ¿A qué nos jode? ¿A que no tiene ningún puto sentido?
Pues así somos, y así pasa miles de veces.

Tío, pasa olímpicamente de mí.

Vale, ¿y cuándo tú pasabas de él... qué?


¿Somos tan egoístas que siempre necesitamos que alguien nos vaya subiendo la autoestima? ¿Es alguien necesario en nuestra vida? ¿O lo hacemos nosotros necesario, porque la autoestima no existe?

Ahora lo único que nos sube el ánimo son un "Me gusta", un "**** ha comentado tu foto"... ¿Qué mierda es ésa? ¿Hemos dejado de esforzarnos?

martes, 12 de enero de 2010

Lo siento.

Lo siento.

Dos palabras. Y lo que cuesta decirlas…

Perdón.

Ésa es una. Y puede que cueste incluso más. ¿Tanto nos cuesta admitir nuestros errores? Nos empeñamos en demonizar a las otras personas, viéndolas como absolutos culpables de lo que nos pasa o ha pasado. Pero pocas veces nos paramos a pensar: Joder, he sido yo el cabrón, he sido yo el que se ha portado mal.

Hay veces que la gente asume sus culpas. Pero… ¿realmente las asumen, o simplemente es por sentirse mejor consigo mismos, o dar a entender a la gente que eres buena persona? ¿Realmente se siente el “mea culpa”?

Alguien me dijo una vez: “la mayoría de veces que uno pide perdón es por no dar más importancia a cosas que, a lo mejor, para la otra persona, son importantes, dando así carpetazo a un tema”. Y joder, cuánta razón tiene.

Has sido un autenticó cabrón conmigo.

¿Sí? ¿Por qué?

Me has hecho sufrir mucho.


¿Y tú no crees que también me has hecho sufrir?

Coño, pues no lo había pensado…


Es difícil decir lo siento. Y hay veces que las cosas que nos pasan (¡aunque parezca increíble) están directamente relacionadas con lo que hemos hecho nosotros.

Por eso, aprovecho esta entrada para pedir PERDÓN a todas aquellas personas a las que he hecho daño, a todas esas personas a las que he puesto verde sin merecerlo… A todas esas personas les pido PERDÓN.




Gracias por seguir leyéndome después de 100 entradas.

domingo, 10 de enero de 2010

¿Polos opuestos?

Hay veces que dos personas son incompatibles.

Como las pilas. ¿Es cierto el dicho de que polos opuestos se atraen? O es una tontería más que nos hemos inventado para justificar nuestros fracasos amorosos.
Hay veces que, cuando dos personas no son compatibles, se nota. Y, es en esos momentos, cuando uno de los dos se siente irremediablemente atraído por la otra persona.

Era todo lo contrario a mí. Era un chico de noche, le gustaba la música electrónica, se drogaba día sí y día también, y no veía un futuro claro para su vida. Era extrovertido y con un aire de chico malo.

Entonces, ¿por qué seguías con él?

No lo sé realmente. Me trataba mal. Un día quería verme, y otros dos no quería saber nada de mí.

Pues es que eres tonto.

No es que fuera tonto. Es que cuando te gusta alguien, te gusta, y no puedes evitarlo.


Estas situaciones se ven muchísimo mejor desde fuera, claro que sí. Cuando estás dentro de una relación destructiva, quien lo ve mejor es la gente que ve cómo lo pasas. Tú siempre serás el último en darte cuenta.

¿Nos gusta sufrir por amor? ¿O, por el contrario, amar significa un 50% de sufrimiento, va implícito ya en su significado?

jueves, 7 de enero de 2010

Actitud.

Alguien me dijo hace poco que el amor es cuestión de actitud.


¿Actitud? ¿Actitud se refiere a ser un iluso y creer que las personas van a cambiar? O actitud se refiere a cambiar uno mismo, porque hay que aprender que el mundo no va a plegarse a tus pies.

Hay gente que puede que vaya sobrada de actitud. Me da rabia cuando llamas a gente, mandas mensajes o algo... y lo ignoran completamente. Pero es que, luego, cuando hablan contigo,no hacen siquiera referencia.

A ver, pongamos una cosa clara: si alguien te llama o te escribe, ya sólo por el hecho de haberse acordado de ti (o haberse tomado su tiempo) debería tener una contestación.

¿Qué es peor: esperar sin obtener respuesta, u obtener una respuesta que no se quiere? Ninguna de las dos opciones es buena, pero hay una menos mala dentro de las dos.

Así, no sólo el amor se reduce a tener actitud, sino todo se reduce a ello. Todos debemos tener una actitud, una proposición al cambio, al ceder...


Amar es un proceso de adaptación.