lunes, 25 de enero de 2010

Heridas abiertas.

imagínate que alguien a quien intentaste darle (y crees firmemente haberlo hecho) todo, te engañó. Y te enteras ahora, después de un montón de tiempo.

Pero no tienes pruebas... ¿se lo dices? ¿Le acusas directamente? ¿Te fías de la palabra de tu amigo? Esa persona te hizo mucho daño entonces... lo lógico es pensar que los cuernos realmente existieron. Si se portó mal contigo, los cuernos sería algo más de la lista, ¿no?

O mejor te callas, porque ya no tiene que ver...


Digo todo esto para hablar de las llamadas HERIDAS ABIERTAS. Todos tenemos una.

- Alguien que nos hizo daño y nos hizo cambiar radicalmente nuestra forma de ver las relaciones de pareja.

- Alguien que se aprovechó de nosotros y nos hizo desconfiar de todo el mundo.


Entonces, si después de un tiempo, alguien te dice algo que hace que tu herida "descicatrice"... ¿qué hay que hacer? ¿Cuál es la maldita solución?

El tiempo NO lo cura todo. Los únicos que podemos curarnos somos nosotros.

E intentar cerrar todas las heridas antes de morir desangrados.

3 comentarios:

  1. Dejas de fiarte, y no quieres que nadie más te engañe. Solución, solo confiar en tí mismo.
    Una pregunta: dextrocardiaco tiene que ver algo con tu profesión? Bye

    ResponderEliminar
  2. No hay heridas abiertas sino corazones cerrados.

    La solución es siempre la misma, para cualquier cosa. Duela o no.

    =)

    ResponderEliminar
  3. yo igual soy un rencoroso pero vaya si tengo heridas abiertas, por todos los "costaos"

    ResponderEliminar