martes, 12 de enero de 2010

Lo siento.

Lo siento.

Dos palabras. Y lo que cuesta decirlas…

Perdón.

Ésa es una. Y puede que cueste incluso más. ¿Tanto nos cuesta admitir nuestros errores? Nos empeñamos en demonizar a las otras personas, viéndolas como absolutos culpables de lo que nos pasa o ha pasado. Pero pocas veces nos paramos a pensar: Joder, he sido yo el cabrón, he sido yo el que se ha portado mal.

Hay veces que la gente asume sus culpas. Pero… ¿realmente las asumen, o simplemente es por sentirse mejor consigo mismos, o dar a entender a la gente que eres buena persona? ¿Realmente se siente el “mea culpa”?

Alguien me dijo una vez: “la mayoría de veces que uno pide perdón es por no dar más importancia a cosas que, a lo mejor, para la otra persona, son importantes, dando así carpetazo a un tema”. Y joder, cuánta razón tiene.

Has sido un autenticó cabrón conmigo.

¿Sí? ¿Por qué?

Me has hecho sufrir mucho.


¿Y tú no crees que también me has hecho sufrir?

Coño, pues no lo había pensado…


Es difícil decir lo siento. Y hay veces que las cosas que nos pasan (¡aunque parezca increíble) están directamente relacionadas con lo que hemos hecho nosotros.

Por eso, aprovecho esta entrada para pedir PERDÓN a todas aquellas personas a las que he hecho daño, a todas esas personas a las que he puesto verde sin merecerlo… A todas esas personas les pido PERDÓN.




Gracias por seguir leyéndome después de 100 entradas.

5 comentarios:

  1. menudo temita...

    aceptar cuándo uno la ha cagado, y digerirlo...creo que es la peor sensación, más aún cuando hay consecuencias catastróficas.

    el lexatin ayuda :P

    ResponderEliminar
  2. Gracias por aceptar el banner, fue un placer hacerlo!
    Un brindis (?) por estos 100 entradas, y a por muchas mas!

    ResponderEliminar
  3. Mas apropiado sería gracias por leerme aunque no os comente jajaja, al menos en mi caso, pero es igual :), "para nada hieres mi sensibilidad".

    No sé, a veces hay la necesidad de que la otra persona te pida disculpas, lueeego, bueno, cuando de repente la recibes descubres que eso no hace que te sientas mejor... así que.... no sé, pero es verdad que muchas veces no acertamos a resolver el por qué de las cosas que nos pasan... porque claro, nos quitamos de la operación... operación, sí... pero matemática, no es a vida o muerte, verdad?, uno se protege de mil modos distintos y... se engaña, porque tú al haber publicado esta entrada y pedir perdón, sentirás que en realidad lo has hecho... pero en realidad, no, porque no te has expuesto, no puede la otra persona decirte que no lo quiere, que no le sirve, que no lo necesita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo no saco punto, que uso bolígrafos; solo que tu entrada me llevó a reflexionar sobre eso... mi forma de expresarme a veces hace que parezca que hago acusaciones... ¡ah, pero mira, aquí tengo una!, me comentas sin mirar ni la entrada

    Beesooohhhhs jajajaa

    ResponderEliminar
  5. Brindo por tus 100 entradas

    ResponderEliminar