miércoles, 3 de noviembre de 2010

Enhorabuena (I)

Enhorabuena por ser tan gilipollas.

Enhorabuena por ser tan cabrón.

Enhorabuena por ser tan falso.

Enhorabuena por ser tan hipócrita.

Enhorabuena por ser tan estúpido.

Enhorabuena por ser tan insensible.

Enhorabuena por ser tan infiel.


Por cierto, ¿sabes que es la ironía?


¿No hemos sentido muchas veces ganas de decir esta lista de cosas? ¡Y muchas más! Y también habrán tenido ganas de decírnoslo a nosotros, ni lo dudéis por un instante. Ninguno somos santos ni ninguno somos demonios. Nadie es malo malisimo ni nadie es bueno buenísimo.

Eso es lo que tenemos que tener en cuenta cuando digamos cosas como las de la lista que he puesto más arriba.

Sí, claro. Y qué más. Si el otro es un cabrón, se lo digo y punto.

Claro, díselo, pero piensa que algún día te lo dirán a ti también.

¿Somos todos libres de criticar, de insultar, o realmente nadie está libre de tirar la primera piedra?

1 comentario: