lunes, 15 de noviembre de 2010

Strip me.

Siempre hay dos versiones de los hechos (incluso quince).


¿Cuál es la verdadera y cuál es la falsa? Pues las dos son verdaderas y las dos son falsas. Cuando se termina una relación, cuando hay una pelea, o incluso en los debates tan repetitivos del Congreso, siempre hay varias versiones. Pero unas predominan por encima de todas las demás.

Me dejó, tío, después de prometerme todo y más.

¿Y has pensado que todo eso que te prometió y te dijo no tiene porque haber sido mentira?


Diga lo que diga una versión a la otra, muchas veces una de ellas siempre acabará llegando a la misma reflexión, no cambiará su modo de verlo. Nunca tenemos toda la razón nosotros. La RAZÓN siempre es un todo dividido en muchas partes que hay que ir uniendo y asimilando a lo largo del tiempo.


Yo le quería.

¿Y quién dijo que él a ti no?


A veces, para conocer a una persona realmente, hay que desnudarla. Desnudos todos somos iguales. No hay orgullo, no hay dignidad, no hay razones, no hay opiniones... sólo quedamos NOSOTROS MISMOS.

2 comentarios:

  1. Muy pocos son capaces de hacer esto y ver la cosas claras, de manera objetiva y siendo frío como el hielo para valorar las cosas

    ResponderEliminar
  2. el primer relato que leí de ti versaba sobre esta doble cara de las relaciones... tema a estudiar, sí

    ResponderEliminar