martes, 4 de enero de 2011

Empate técnico.

Bueno, eso que temías de una persona pero pensabas que no sería capaz de hacer, lo hace: te bloquea.

Muchas veces hablas o escribes sobre algo o alguien, y justo la persona que no debe darse por aludida, se da. Es lo malo de trabajar con las palabras: todos los que están a tu alrededor pueden darse por aludidos. Pero de ahí a bloquear hay un paso muy grande.

Si has tenido una buena relación con esa persona y te ha tratado bien, ¿mejor bloquearla y hacer como si nunca hubiera existido? ¿Demasiado radical? ¿O es la mejor solución ante una ruptura que no has podido superar?

Él tenía un blog. Ahí hablaba sobre sus sentimientos, sobre todo lo que sentía sobre la ruptura. Y sabía que yo lo iba a leer. Y lo leía. Y me dolía. Pero seguía leyéndolo.

Sí, me parece muy bien que el dejado lo pase mal, pero coño, ¿desde cuándo el que ha sido dejado tiene libertad para hacer cualquier cosa y el que deja siempre va a ser el malo de la película? ¿Por qué tiene que haber siempre un malo y un bueno? ¿No puede haber un empate técnico?

No hay comentarios:

Publicar un comentario