lunes, 18 de noviembre de 2013

Cosas que dijimos

Eres un pesado.

Y yo que pensaba que había adelgazado...


La gente muchas veces nos dice cosas sin saber el efecto que pueden tener.
Eres un pesado
Estás gordo
Te odio...

Te quiero...


Muchas veces menospreciamos las palabras en función de los hechos, pero hay momentos en los que dos de ellas pueden suponer más que cualquier cosa que hayas hecho en el pasado.

Las palabras duelen, calan en lo más hondo, llegan hasta los huesos y, muchas veces, se quedan en nuestro cerebro como meros parásitos, recordándonos en todo momento quién nos dijo qué.

Hay momentos en los que hablamos sin pensar en las consecuencias y nos damos cuenta demasiado tarde. ¿Y si hemos hecho daño a una persona que no lo merecía? ¿Y si por nuestra lengua incontrolable (o dedos, hoy nadie dice nada a la cara, todo a través de un teclado) perdemos a alguien que nos importa(ba)?

No hay que estar pensando en ello a todas horas, porque nos volveríamos locos. Pero hoy, esta noche, vamos a volver al principio, vamos a dedicarnos a reflexionar un momento, si todo lo que dijimos estaba bien dicho, si lo que dijimos nos hubiera gustado que nos lo dijeran a nosotros.




domingo, 10 de noviembre de 2013

Disponibilidad

¿Hay una barrera que no deberíamos pasar e, inconscientemente, pasamos?

¿Debería sonar una alarma para avisarnos cuando nos pasamos de simpáticos y quedamos relegados a  EL AMIGO en vez de EL TÍO BUENO AL QUE ME F******* Y ME LLEVARÍA AL FIN DEL MUNDO?

Muchas veces, somos tan fáciles, estamos tan disponibles, que perdemos automáticamente la atracción que la otra persona puede tener por nosotros. No digo que estemos planeando cada segundo de lo que hacemos para parecer personas que no somos. Simplemente, hay que intentar no ceder todo a la primera. Tener nuestro terreno, nuestra propiedad.

¿Qué hora es?
¡Te quiero!

La disponibilidad 24 horas hay que dejarla atrás. Ni siquiera PaPizza ofrece un servicio 24 horas (y lo bien que entran las pizzas a altas horas de la madrugada).


¿Debemos iniciar nuestras relaciones a media jornada, para luego pasar a jornada completa cuando ya estemos contratados?

domingo, 27 de octubre de 2013

Esperar a que...

¿Le escribo? ¿O mejor me espero? No sé qué hacer... A lo mejor se piensa que soy un pesado...

No le escribas. Espera. Si realmente le interesas, te escribirá.

Muy bien. ¿Y no has pensado que puede que un amigo suyo esté diciéndole exactamente lo mismo también?

Pues todos tan contentos. Lo comido por lo servido.



Escribir. No escribir. Besar. No besar. Hablar. No hablar. Decisiones. Consejos que nos dan los amigos. Consejos que tomamos. Consejos que decimos que vamos a tomar pero es mentira. Mentiras que sabemos que son verdad. Verdades disfrazadas de mentiras.


No, espera, espera. Que ya te dirá algo...

¿Y si no me dice nada?

Entonces, no valía la pena.

¿Y si yo quiero que valga la pena?


La vida es eso que pasa mientras esperas a que 'INTRODUCE NOMBRE AQUÍ' te conteste a Whatsapp *


* Uso 'esperas a que' y no 'esperas que' porque esperar a que implica la esperanza de que algo vaya a suceder, que estarás el tiempo que sea necesario hasta que ocurra.

viernes, 4 de octubre de 2013

Esperar

La vida está para vivirla, no para estar esperando.

¿Puede esperar 5 minutos, por favor y le paso con el departamento correspondiente?


Esperamos en el metro.
Esperamos en el banco.
Esperamos en un atasco.
Esperamos a que se descargue un video.

Esperamos una llamada.
Esperamos un mensaje.
Esperamos una respuesta.

Esperamos el amor.
Esperamos...


¿Qué pasaría si todo fuera inmediato? ¿Si no tuviéramos que esperar nunca? ¿Si siempre nos centráramos en el presente, no miráramos ni el pasado ni el futuro?


Eso es super difícil. Todos pensamos en el futuro, en el qué pasaría sí... y en el pasado, que es lo que nos ha conformado como personas. Es idiota ignorar todo eso.

Lo siento, no es el departamento que necesita. Manténgase a la espera...




domingo, 15 de septiembre de 2013

Incapacidad sentimental

Te quiero.

Pues se ha quedado un buen día hoy, ¿no?


Hay personas a las que les cuesta mucho expresar nuestros sentimientos. ¿Les da vergüenza, temor al rechazo...? Nada de eso. Son 'incapaces sentimentales', y muchas veces, hacen lo que la sociedad les dicta a hacer, lo que les han enseñado.
Si alguien de repente está triste, una persona normal le dará un abrazo, porque lo siente, siente que tiene que dárselo. Si eres un incapaz sentimental, o te quedas sentado y cambias de conversación, o le darás un abrazo, pero no porque lo sientas, si no porque piensas que hay que dárselo, llevándolo todo a un terreno racional.

¿Los sentimientos deben ser racionales, o, por el contrario, que sean irracionales es lo que los hace ser lo que son?

También se puede aplicar al revés, que te vayan a dar un abrazo, una muestra de cariño, y te sientas violento, invadido.
En un momento en el que todo el mundo dice que cada vez demostramos menos nuestros sentimientos, rompo una lanza a favor de los que no tienen porqué mostrarlos para DEmostrar que los tienen.