domingo, 10 de noviembre de 2013

Disponibilidad

¿Hay una barrera que no deberíamos pasar e, inconscientemente, pasamos?

¿Debería sonar una alarma para avisarnos cuando nos pasamos de simpáticos y quedamos relegados a  EL AMIGO en vez de EL TÍO BUENO AL QUE ME F******* Y ME LLEVARÍA AL FIN DEL MUNDO?

Muchas veces, somos tan fáciles, estamos tan disponibles, que perdemos automáticamente la atracción que la otra persona puede tener por nosotros. No digo que estemos planeando cada segundo de lo que hacemos para parecer personas que no somos. Simplemente, hay que intentar no ceder todo a la primera. Tener nuestro terreno, nuestra propiedad.

¿Qué hora es?
¡Te quiero!

La disponibilidad 24 horas hay que dejarla atrás. Ni siquiera PaPizza ofrece un servicio 24 horas (y lo bien que entran las pizzas a altas horas de la madrugada).


¿Debemos iniciar nuestras relaciones a media jornada, para luego pasar a jornada completa cuando ya estemos contratados?

No hay comentarios:

Publicar un comentario