jueves, 26 de marzo de 2015

ANIVERSARIO DEXTROCARDIACO

DEXTROCARDIACO está de aniversario.

El próximo 31 de marzo se cumple 1 año desde su publicación y, para celebrarlo, voy a sortear copias del libro a través de las redes sociales. El próximo martes 7 de abril diré los ganadores.

¿Qué hay que hacer para conseguirlo? Muy fácil:

1. Pincha en el botón de PAY WITH A TWEET al final de este post
2. Ahí compartirás un estado para poder desbloquear el link de descarga del primer capítulo GRATIS
3. Entrarás directamente en el sorteo de una copia del libro firmada y dedicada

¡¡¡Revisa siempre que aparezca el hashtag #quieromidextrocardiaco en el estado que compartas o no entrarás en el sorteo!!! (sea en twitter o en facebook)

Si prefieres hacer el sorteo en instagram: entra en mi cuenta @juanarcones y haz un regram de la portada con el hasthag #quieromidextrocardiaco


SUERTE A TODOS Y MUCHAS GRACIAS POR HABER CONSEGUIDO QUE DEXTROCARDIACO LLEGUE TAN LEJOS

También aprovecho para invitaros a seguir el facebook oficial del libro:
https://www.facebook.com/pages/Dextrocardiaco/459811367369531

Y la lista de Spotify con todos los temas que aparecen en el libro:

lunes, 16 de febrero de 2015

Boom

Tú lo que esperas siempre es un boom. 
Yo lo que espero es que no se vaya antes de la primera copa.

Siempre que tenemos una primera cita, tendemos a esperar esa conexión desde el primer minuto, esa explosión de sentimientos desde el primer hola, ese BOOM que nos haga darnos cuenta que estamos hechos el uno para el otro. Pero... ¿realmente pasa eso alguna vez?

A mí me pasó una vez. 
¿Una relación Boom?
Sí, explotó antes de empezar.

Dependiendo de ese BOOM, de esa primera cita, pensaremos si dar o no una segunda oportunidad a esa persona. ¿Y si nos equivocamos? ¿Debemos esperar, y dar siempre esa segunda oportunidad? ¿Nos gusta tanto fiarnos de nuestra primera impresión?

¿Y qué habría sido de SEXO EN NUEVA YORK si no le hubiéramos dado una oportunidad después de esa desastrosa primera temporada?
Ay, no me seas marica.

No hay una clave para una primera cita, ni pasos a seguir para una segunda, ni mucho menos un manual para una relación entera. Hay veces que hay que plantearse segundas oportunidades.

Hay bombas que explotan con retraso. Pero su explosión puede verse desde la luna.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Adicción

Me gusta mucho, me encanta, no paro de pensar en él. 
¿Y has probado con una clínica de desintoxicación? 

Hay veces que nos gusta alguien y no podemos evitarlo, y aunque esa persona nos haya dicho que no, nos sigue gustando, y si un día nos dice que SÍ, caemos como bobos, a sabiendas que volverá a decirnos que NO después y volveremos a estar en el punto de partida: entregados y sin recibir nada a cambio. 

Pero nadie nos ha explicado nunca que aquí no hay tratamientos específicos y clínicamente testados para superar estas cosas. En todas las adicciones tratan de cortar, o bien por lo sano, o bien poco a poco, con el objeto que nos vuelve locos. Y si cambiamos Objeto por Sujeto? Y si el Algo es Alguien? Puedes dejar de verle, puedes dejar de llamarle, puedes dejar de seguirle... Pero si te lo encuentras por la calle o, un buen día, le da un Me Gusta a una foto que hayas subido? No empuja eso a volver a caer? 


Mira los adictos al sexo lo tienen más jodido. Porque una vez que están curados, no pueden arriesgarse a probarlo de nuevo. 
Más jodido lo tendrán sus parejas. 

martes, 25 de marzo de 2014

¿Novela? Sí, gracias.

A todos mis seguidores... (si es que queda alguno por estos lares) os daré una noticia.......


El próximo 31 de marzo de 2014 (para cuando pase este año, se siga recordando) saldrá a la venta mi primera novela: DEXTROCARDIACO; basada en las reflexiones a las que os he sometido tantos años en este blog.


Comparto el booktrailer y espero que disfrutéis la novela, bien comprada, bien pirateada... pero que la disfrutéis.


lunes, 18 de noviembre de 2013

Cosas que dijimos

Eres un pesado.

Y yo que pensaba que había adelgazado...


La gente muchas veces nos dice cosas sin saber el efecto que pueden tener.
Eres un pesado
Estás gordo
Te odio...

Te quiero...


Muchas veces menospreciamos las palabras en función de los hechos, pero hay momentos en los que dos de ellas pueden suponer más que cualquier cosa que hayas hecho en el pasado.

Las palabras duelen, calan en lo más hondo, llegan hasta los huesos y, muchas veces, se quedan en nuestro cerebro como meros parásitos, recordándonos en todo momento quién nos dijo qué.

Hay momentos en los que hablamos sin pensar en las consecuencias y nos damos cuenta demasiado tarde. ¿Y si hemos hecho daño a una persona que no lo merecía? ¿Y si por nuestra lengua incontrolable (o dedos, hoy nadie dice nada a la cara, todo a través de un teclado) perdemos a alguien que nos importa(ba)?

No hay que estar pensando en ello a todas horas, porque nos volveríamos locos. Pero hoy, esta noche, vamos a volver al principio, vamos a dedicarnos a reflexionar un momento, si todo lo que dijimos estaba bien dicho, si lo que dijimos nos hubiera gustado que nos lo dijeran a nosotros.




domingo, 10 de noviembre de 2013

Disponibilidad

¿Hay una barrera que no deberíamos pasar e, inconscientemente, pasamos?

¿Debería sonar una alarma para avisarnos cuando nos pasamos de simpáticos y quedamos relegados a  EL AMIGO en vez de EL TÍO BUENO AL QUE ME F******* Y ME LLEVARÍA AL FIN DEL MUNDO?

Muchas veces, somos tan fáciles, estamos tan disponibles, que perdemos automáticamente la atracción que la otra persona puede tener por nosotros. No digo que estemos planeando cada segundo de lo que hacemos para parecer personas que no somos. Simplemente, hay que intentar no ceder todo a la primera. Tener nuestro terreno, nuestra propiedad.

¿Qué hora es?
¡Te quiero!

La disponibilidad 24 horas hay que dejarla atrás. Ni siquiera PaPizza ofrece un servicio 24 horas (y lo bien que entran las pizzas a altas horas de la madrugada).


¿Debemos iniciar nuestras relaciones a media jornada, para luego pasar a jornada completa cuando ya estemos contratados?

domingo, 27 de octubre de 2013

Esperar a que...

¿Le escribo? ¿O mejor me espero? No sé qué hacer... A lo mejor se piensa que soy un pesado...

No le escribas. Espera. Si realmente le interesas, te escribirá.

Muy bien. ¿Y no has pensado que puede que un amigo suyo esté diciéndole exactamente lo mismo también?

Pues todos tan contentos. Lo comido por lo servido.



Escribir. No escribir. Besar. No besar. Hablar. No hablar. Decisiones. Consejos que nos dan los amigos. Consejos que tomamos. Consejos que decimos que vamos a tomar pero es mentira. Mentiras que sabemos que son verdad. Verdades disfrazadas de mentiras.


No, espera, espera. Que ya te dirá algo...

¿Y si no me dice nada?

Entonces, no valía la pena.

¿Y si yo quiero que valga la pena?


La vida es eso que pasa mientras esperas a que 'INTRODUCE NOMBRE AQUÍ' te conteste a Whatsapp *


* Uso 'esperas a que' y no 'esperas que' porque esperar a que implica la esperanza de que algo vaya a suceder, que estarás el tiempo que sea necesario hasta que ocurra.