miércoles, 29 de abril de 2009

10 son las cosas que me gustaría decirte.

10 son las cosas que me gustaría decirte


9 las veces que suspendiste el carnet de conducir


8 es el número de tu portal


7 fue la nota que sacaste en tu primer examen


6 es tu récord de cocacolas seguidas


5 letras tiene tu nombre


4 veces nos vimos antes de besarnos




3 veces pienso en ti antes de dormir



2 manos necesito para tocarte




1 corazón para quererte



Todos necesitamos romanticismo en nuestra vida. Todos necesitamos a alguien a quien querer.... y a alguien que nos quiera.

lunes, 27 de abril de 2009

¿Evolución o Involución?

Cuando estamos enfadados, solemos pagar nuestro enfado con los que menos lo merecen.

Ser un buen amigo también es aguantar esos momentos (y saber pararle los pies en el momento adecuado). La frustración es muy mala compañera de viaje.

Hay veces que estamos hartos de todo, cansados... y acabamos explotando por lados que no deberíamos explotar, como un globo, nos vamos hinchando hinchando, hasta que nos pinchan, y explotamos.


¿Cuándo fue la última vez que explotaste?

Anoche. Estaba harto de todo y de todos. Alguien me hizo una broma y me harté.


Hoy en día puedes fiarte de muy poca gente. Casi todo se suele mover por intereses:


Me gusta. Le preguntaré como le fue el día aunque no me interese.

Tiene los apuntes de la asignatura a la que no voy. Le voy a agregar a Tuenti.



Hablando de Tuenti... y ya puestos, de Facebook también. ¿Se están perdiendo las relaciones sociales? ¿Son esas maneras virtuales de conocer a gente una evolución o una involución?

Qué malo es ser etiquetado.

Qué malo es ser "el gracioso".

Qué malo es ser "el gay".

Qué malo es ser "el putón".

Qué malo es ser "el pesado".

Qué malo es ser "el simpático".

Qué malo es ser "el que le gusta discutir".

Qué malo es ser "el pasota".

Qué malo es ser "el engañado".

Qué malo es ser "el ingenuo".

Qué malo es ser "el mentiroso".

Qué malo es ser "el malqueda".

Qué malo es ser "el chico que de bueno, es tonto".


Qué malo es ser etiquetado.


¿Somos capaces de etiquetarnos a nosotros mismos?

viernes, 24 de abril de 2009

Sinceridad "absoluta".

Decir las cosas a la cara.

Decir lo que se piensa.

Mirar a los ojos.


¿Son todas la cara de la misma moneda? ¿De verdad es tan importante mirar a los ojos cuando se habla? ¿No se supone que lo importante es lo que se está diciendo?


Decir lo que se piensa. Me pone muy nervioso la gente que dice: Yo te digo siempre lo que pienso.

Vale, ¿Te has planteado que a lo mejor no quieren saber lo que piensas? Porque ese tipo de personas suelen, por lo general, tener una falta de tacto asombrosa. Que dicen siempre la verdad, te dirán, sí, claro. Vale, pero es que a todos no nos gusta oír la verdad a todas horas, ¿no?

Está mal hablar por detrás, claro que sí. Pero todos lo hacemos. Todos y cada uno de nosotros. Y aunque suene mal, es un desahogo muchas veces.


¿Somos tan sinceros como pretendemos o simplemente intentamos parecerlo sin éxito? ¿Es buena la sinceridad "absoluta"?

miércoles, 22 de abril de 2009

Las palabras... no sirven de nada.

No me gusta que la gente se haga la víctima.

Ni me gusta que, cuando se les está echando la bronca, empiecen a escudarse en otras cosas.

Ni que te prometan algo y luego no lo cumplan.


Vayamos por partes. Hay gente que se hace la víctima. Y mucho además. Siempre lo suyo es peor que lo del resto de la humanidad. Si te duele una pierna, a ellos les duelen las dos. Si a ti te ha ido mal el examen, a ellos mucho peor.
Y muchas veces suelen escudarse en eso.

Joder, llevo una hora hablándote y pasas de mí.

Estoy mal, ¿vale? Es que me duele la cabeza…

¡Pero si veo como hablas con todo el mundo menos conmigo!

No entiendo esas actitudes, la verdad. Como que te prometan algo que luego saben que no van a cumplir.


Vamos a recuperar nuestra amistad.


Y en eso se queda, en palabras. Las palabras... no sirven de nada. Siento decirlo. Sobretodo yo, que me valgo de ellas. Pero lo que de verdad importa, y lo que de verdad demuestra, son los hechos. Puedes sentir mucho algo, que por muchos “lo siento” que digas, hasta que no demuestres que lo sientes de verdad, no valdrá de nada.


¿Tan fácil es decir “lo siento” como “te quiero” que ya han perdido todo su significado? ¿No deberíamos de dejar de decirlo y empezar a QUERER o a SENTIRLO de verdad?

martes, 21 de abril de 2009

Sobresaturados.

¿Puede que llegue un momento en la vida en que necesitamos desconectar de todo y de todos?

Hay veces que estamos saturados. Mejor dicho, sobresaturados, y no queremos saber de nada ni de nadie. Es un sentimiento egoísta, lo sé. Pero el ser humano es egoísta, y eso no podemos negarlo.
Aunque hay gente que se harta de nosotros rápidamente. Puede ir de viaje contigo y estar 10 días geniales, que cuando volvéis pasa de ti un mes. ¿Por qué? Hay gente que se "cansa", sin más. Se satura de ti.

La vida es un camino largo y tortuoso (parafraseando a los beatles) y hay que tomárselo con calma. Pero las cosas como son. Hay que afrontarlas cuando nos vienen, y de cara, no huir o hacer como que ha sucedido.


Todos nos equivocamos. Pero es mejor equivocarse y haber hecho algo, que equivocarse por no haberlo hecho.

¿Deberíamos aprovechar todas las oportunidades que nos vienen en la vida o deberíamos empezar a ser más selectivos?

lunes, 20 de abril de 2009

Amigos hasta en el infierno.




La gente vuelve.


Cuando pasa el tiempo, las heridas se cierran, y gente que en un pasado te hizo daño, está claro que volverá a tu vida de una forma o de otra.

El caso es... ¿cómo comportarnos cuándo eso ocurre? ¿La gente olvida tan fácilmente? ¿Deberíamos nosotros olvidar tan fácilmente? Porque es algo que suele pasar:

Me hizo mucho daño, ¿por qué soy simpático y vuelvo a hablar con él?



¿Alguien tiene respuesta para eso? ¿Qué sentido tiene? Siempre se ha dicho que hay que tener amigos hasta en el infierno... ¿no se supone que buscamos el cielo? ¿Para qué tener amigos en el infierno entonces si pretendemos no llegar allí?


O a lo mejor, ya hemos estado en él y preferimos no volver. Lo malo es cuando nos gusta. Porque hay relaciones que te consumen, de esas que acaban contigo aunque sean muy breves en el tiempo. Son relaciones dañinas, agotadoras, angustiosas, difíciles... pero son las que más recordamos.

Y estamos con lo de siempre. ¿Por qué siempre recordamos más lo malo que lo bueno?

viernes, 17 de abril de 2009

Tener "algo".

¿Es guapo?

No mucho.

¿Es feo?

Tampoco.

¿Entonces?

No sé, tiene algo.


¿Cuántas veces hemos oído ese "tiene algo"? ¿Qué es exactamente ese "algo" que tienen cierto tipo de personas, y que tan atrayente es?
Nadie lo sabe. Pero hay mucha que gente que tiene "algo":feos, guapos, simpáticos, bordes...
Y el problema es que por muchas putadas que te hagan, acabas perdonándoles... por ese "algo" precisamente. Aunque todo tiene un límite, eso también.

A parte de que hay otro tipo de gente: los que saben dar la vuelta a la tortilla.


Se lió con otro a mis espaldas.

¿Y porqué sigues con él?


Porque lo está pasando muy mal. He sido poco comprensivo, me porté mal con él.

¡PERO SI TE HA PUESTO LOS CUERNOS!



¿Hay personas que, a sabiendas de haberlo hecho mal, buscan dar la vuelta a la situación a su favor, o, por el contrario, lo hacen inconscientemente? ¿Es culpa de los que saben dar la vuelta a la tortilla o de los que dejan que lo hagan?

jueves, 16 de abril de 2009

Vasos usados.

Y eso es lo que pensaba de él: después de esta fiesta, sería como un vaso usado, ése que llenas después de unas cuantas copas, y que sabes perfectamente que no vas a beber.


A todos nos gusta el tonteo. Y a todos nos gusta que tonteen que nosotros, es algo claro, tengas o no pareja.


Y hay gente que tiene varios frentes abiertos. ¿qué pasa? Que cuando uno tiene varias posibilidades sin cerrar, se acaban cerrando por si solas... sin él.

lunes, 13 de abril de 2009

Empatía.

¿Por qué hay gente a la que le hacen daño y aún así se sienten culpables?



Me hizo daño. Mucho daño. Pero no puedo enfadarme. No soy capaz. Me pongo en su lugar. ¿Y si lo hubiera hecho yo? ¿Y si hubiera cometido ese error y hubiera hecho daño a alguien? Me sentiría mal. Querría que me perdonaran.


Este es el momento en el que la gente te dice: eres tonto, pasa de él, no te merece, te ha hecho daño, no es la primera vez.... y tú piensas: joder, tienen razón.

Pero por una sencilla razón, no puedes dejar que eso ocurra.


Cuesta romper el contacto con la gente, aunque a muchas otras personas no les cuesta nada. Piensas: no debería hablarle, que me hable él, que me busque él.

Pero no eres capaz. Y le hablas, y le llamas.

¿Es un atraso en las relaciones el ser empático? ¿Sirve realmente para algo aparte de para que nos sintamos mal? ¿Cómo quedamos ante el resto del mundo: de idiotas, de bobos, de buenas personas...?

domingo, 12 de abril de 2009

Orgullo herido.

Qué hacer cuando piensas que has cometido un error.



Pero todo en ti te dice que has hecho bien en hacer lo que has hecho.


Esa sensación que se tiene en el cuerpo, de cosquilleo continuo y dolor de tripa, de intranquilidad constante e imposibilidad de quietud.


Cuando bajé del tren, no pude parar desde el andén hasta casa. No podía esperar bajando las escaleras, tenía que andar, tenía que correr. ¿Huía de algo? Ni yo mismo lo sabía.


¿Debemos perdonar aunque pensemos que es un error, o, por el contrario, prima nuestro orgullo herido?

¿Dextrocardiaco?

¿Qué hacer cuando quieres volver a tener el corazón a la izquierda, cuando quieres ser... como los demás?

Hoy en día, hay operaciones para todo.

¿Para todo?


Hay algo que no se puede curar aún.

jueves, 9 de abril de 2009

Amor idealizado.

¿Alguna vez os habéis enamorado de alguien sin siquiera conocerle?

Hoy en día, las nuevas tecnologías y redes sociales nos permiten conocernos sin siquiera salir de casa. ¿Podemos entonces enamorarnos de alguien del que ni siquiera hemos oído la voz?

O estamos otra vez ante el mismo problema de siempre: ¿Se trata de amor? ¿O de obsesión?

Conseguir lo que nos gusta hace que nos sintamos mejor con nosotros mismos, pero una vez conseguido, siempre queremos más. Por eso, la felicidad no existe.


¿No existe?

Nunca consigues todo lo que quieres. Cuando crees que eres feliz, te surge otra necesidad. Y así hasta el infinito.

Entonces... ¿no podemos ser felices?


Claro que sí. ¿No existe el amor correspondido? Es lo más cercano a la felicidad.


¿Cuál es el secreto de una buena relación? ¿Confianza? ¿Decir la verdad? ¿Darlo todo? ¿Estar pendientes? A lo mejor nada de eso funciona, ¿no? La discusión es necesaria...
Además, sólo se tiene confianza con alguien cuando no hay silencio incómodo, ¿no? ¿Es un detalle también a tener en cuenta?


La respuesta es sí, se puede uno enamorar de alguien con una simple fotografía. Es un amor idealizado. Y, normalmente, cuando conoces a esa persona, ya no es como te la imaginabas. Normalmente, cambia a peor.

domingo, 5 de abril de 2009

Ceguera emocional.

Síndrome de Asperger: las personas con este síndrome no tienen empatía; padecen una “ceguera emocional”. Los que tienen más desarrollado este síndrome, ni siquiera serían capaces de reconocer una sonrisa.


Qué dura sería la vida, ¿no? Pensadlo aunque sea un minuto, dos. Pero pensad en ello.








Difícil, ¿no?


Hoy será una entrada corta.

sábado, 4 de abril de 2009

¿Te dejo?

¿Es más difícil dejar… o que te dejen?


Parece ser una pregunta fácil. Obviamente, es más difícil que te dejen. Porque la persona que te deja, seguramente, lo olvide mucho más rápido que tú. Así, a primera vista, sobre el papel (en este caso, la pantalla) queda todo muy bonito.


Pero, ¿y si cambiamos la pregunta, la modificamos un poco? ¿Y si la persona que deja, aún siente algo, aunque no sea lo suficientemente fuerte como para seguir la relación? ¿Sigue siendo más difícil para la persona a la que dejan?
Sí, claro. Al que dejan, no puede hacer nada por evitarlo.

Impotencia.
Rabia.


Vale, añadimos algo más. La persona que deja no sólo tiene que preocuparse por lo que siente él, sino que además se preocupa por lo que sentirá al que va a dejar. ¿Habíais pensado en ello? Yo no, y, obviamente, poca gente lo piensa.
Está claro que hay razones y razones para dejar a alguien, y también es algo claro que hay formas y formas de dejar a alguien. Pero si a la persona que dejas… la quieres, aunque ya no sea de la misma manera, ¿no cuesta también tener que plantarse y decirle…?



TE DEJO


Yo me posiciono. Es una putada que te dejen. Pero también es muy jodido dejar a alguien que lo ha sido todo para ti.

viernes, 3 de abril de 2009

Pensar sin actuar.

Se ha ido.

Y no nos hemos visto.


Lo que pensaba que iba a pasar (pero en mi interior, esperaba que no sucediese), ha ocurrido al fin. Y encima pensará que soy un pesado. Pero sólo de pensar en él, se me pone la piel de gallina, se me corta el apetito, se me hace un vacío en el estómago y me cuesta hasta pensar.

Si él supiera...

Pero no lo sabe, y no lo sabrá. Me encantaría decirle: me gustas. Pero… ¿y si yo a él no? Olvídate de ser ni siquiera amigos. La relación se acabaría. Se acabaría todo.

¿Debería escribirle un mensaje, ver si ha llegado bien?

O mejor espero...

¿Esperar a qué?

A que no piense que soy un pesado.

Es sólo un mensaje, quiero parecer educado e interesado.

No me va a contestar. Nunca lo hace. Y acabaré mandándole otro mensaje más.

¿Y si le llamo?

No me lo cogerá.

¿Por qué racionalizamos todo tanto? ¿No sería mejor actuar según nos parece, no pensar todo tanto? Perdemos mucho tiempo pensando, pensando que sería lo mejor, que pasaría si… Y, por culpa de eso... muchas veces no damos el paso.


No digo que haya que actuar sin pensar. Pero tampoco hay que pensar sin actuar.

jueves, 2 de abril de 2009

Demasiado sociables.

Hay una verdad como un templo. Cuando no tienes pareja, todas las personas que te gustan no te van a hacer ni caso. Eso sí, cuando estás saliendo con alguien, toda esa gente que pasaba de ti, misteriosamente, empezará a hacerte caso.

¿Tiene algo que ver con la Ley de Murphy?

Parece ser que debemos tener una especie de chip incorporado, que, cuando tenemos pareja, atraemos a todas aquellas personas que no atraíamos. ¿Tendrá algo que ver, mejor dicho, con ese sentimiento tan humano de que, cuánto más difícil es algo de conseguir, más lo intentamos?

Nos gustan las complicaciones. Aunque también hay otra respuesta: hay gente que simplemente vuelve para joder (como también hay personas que siempre vuelven en el momento oportuno).

O será porque nos cansamos muy rápido de la gente. De hecho, hay una ley no escrita que diría más o menos lo siguiente:

Lo mejor es la anticipación, todo lo que precede a que algo suceda.

Esto vendría a decir: lo que más disfrutamos es la parte del llamado “cortejo” (lo siento, pero no encuentro otra palabra, por muy clásica y cursi que sea la que utilicé). Una vez que termina (hablando claro, nos liamos con esa persona), normalmente perdemos el interés. Puede que no inmediatamente, pero, como mucho, puede pasar una semana. La gente se cansa muy rápido de los demás. Una vez resuelto el “misterio”, buscamos otro en seguida.


¿Tendrá algo que ver, entonces, con evitar la tan temida rutina? ¿O simplemente es así de simple, nos cansamos rápido de la gente, somos “demasiado sociables”?

miércoles, 1 de abril de 2009

La carretera.

Llueve y está mojada la carretera.


Llevo todo el día dando vueltas. De hecho, salí dos horas antes de casa. ¿Para qué? Para esperar. Si él supiera…


No le he visto en todo el día. No vino a clase. Se quedó en casa durmiendo. No viene a la fiesta de esta noche. Por eso he salido antes. A ver, si con suerte, sale antes de trabajar y podemos vernos un rato.


Hoy me siento vacío por dentro. Me siento triste y no sé porqué. No tenemos nada. Realmente, le acabo de conocer. Pero sé que esta noche no pasaré la fiesta de la misma forma. Si estuviera, sería otra cosa, pero no va a venir. Y, seguramente, dentro de una hora, le llamaré, y no lo cogerá. Y habré salido de casa dos horas antes para nada.

No me apetece ir a la fiesta. Me apetece quedarme en casa, esperando a que se conecte y podamos hablar, aunque sea un rato. Y mañana me voy de viaje. Él se queda aquí. ¿Por qué siento como si fuera la última oportunidad? Le acabo de conocer.


Muchas veces, hacemos tonterías simplemente por una persona que apenas conocemos.


¿Realmente una persona puede influir en nuestro comportamiento, nada más haberle conocido? ¿Podemos estar tristes cuando deberíamos estar pasándonoslo bien, simplemente porque la persona que nos gusta no está? ¿Somos tan esclavos de nuestras emociones?