viernes, 31 de julio de 2009

Parón.

El domingo me voy a New York.


Este blog va a sufrir un parón indefinido. No sé si actualizaré desde allí.


Simplemente me voy.



Quién sabe, a lo mejor de este blog sale un libro... una película... una serie... nada...

domingo, 26 de julio de 2009

El amor verdadero.

La vida no es como en el cine. No siempre hay final feliz. No siempre sale todo bien.


Pero vivir como si fuera así, nos ayuda a llevar el día a día, nos ayuda a ver la vida con otra perspectiva. Y cuando estamos tristes, recordar esto puede ayudarnos.

El cine no sólo nos ayuda a pasar el tiempo, sino a crecer como personas, al igual que las experiencias que vamos acumulando a lo largo de nuestra vida.

El amor verdadero seguramente sea el primer amor que tengamos en el vida, porque es cuando realmente queremos a una persona, sin saber nada más. No hemos vivido otras cosas, ni decepciones, ni nada....


El amor verdadero es el primero de nuestra vida... o cuando todas las decepciones se convierten en pasado.


¿Te has enamorado alguna vez?

Sí.

¿Cómo estás tan seguro?

Porque no recuerdo ningún amor anterior.

lunes, 20 de julio de 2009

Creer sólo la mitad.

Muchas veces, la gente se pasa de lista, habla sin saber.

Mucha gente siempre intenta quedar por encima de ti. Si tú has ido a New York, ellos han ido a New York y a Australia.
Si te has comprado un libro, ellos un portatil.
Si te duele la espalda, a ellos la espalda, la cabeza y las piernas.

Y hablan sin saber. Y normalmente, les acabas pillando.


Oye, hay que estudiarse de la página 80 a la 100 para el examen.

¿Cómo lo sabes?

Tú hazme caso, que me lo ha dicho gente del año pasado.

Pero si el profesor no ha dicho nada...


Son esas típicas personas de las que debes creerte sólo la mitad de lo que te dicen. Nunca cometas el error de tomártelos demasiado en serio.



Y repetiré mi frase, que desde hoy, se hará una constante:


Mucha gente busca cambiar el mundo.


Deberían empezar a pensar que el cambio pasa por uno mismo.

jueves, 16 de julio de 2009

Infidelidades.

¿Cuántas veces nos ha pasado que hemos tenido miedo de hacer algo por temor a las consecuencias? Sí, no nos sirven los dedos de las manos para contarlas, lo sé.
¿Es mejor hacer y arrepentirse? O quedarse sentados sin saber lo que habría pasado. No se puede saber, supongo que dependerá de la situación.

Es como si alguien nos es infiel y se arrepiente... ¿deberíamos perdonarle? Esa confianza, ese vínculo, esa conexión que se había establecido entre dos, se ha roto. También depende de cómo se produzca. Puede haber sido solo sexo. Y sabemos que esa persona a quien realmente quiere es a nosotros.

¿Funciona eso? Hay tantas veces que no... Si vas a poner a alguien los cuernos, no te decidas a salir con esa persona. Pero, si te decides, y se los pones... ¿es mejor decirlo? ¿Ocultarlo?

Es una putada para el engañado. Y para la persona que engaña. Sí, también es una putada para esa persona, sobre todo si no siente nada por la persona con la que se ha liado. Es difícil volver a empezar una relación después de una infidelidad.

¿Perdonaríais una infidelidad?
Yo, desde luego, no.

¿Y si la cometieras tú? Nos juzgamos poco cuando lo que hacemos mal lo hacemos nosotros, pero si lo hacen los demás, les crucificamos enseguida. Cuidado con los impulsos, en ambos casos.




Mucha gente busca cambiar el mundo.



Deberían empezar a pensar que el cambio pasa por uno mismo.

miércoles, 15 de julio de 2009

Pasado.

¿Es bueno reencontrarse con el pasado?


En poco más de una semana me he reencontrado con él más de 3 veces.

¿Todos los reencuentros han sido buenos? Bueno, habría que esperar a valorarlo. El pasado siempre vuelve, y, aunque digamos que hemos olvidado las cosas, es mentira.

Hay cosas que podemos perdonar... pero nunca vamos a olvidar. Es imposible forzarse a ello. Podemos sacar el pasado de nuestra vida, pero, tarde o temprando, regresará. De alguna forma.

Pero las experiencias nos forman. Seguro que más de uno se ha preguntado alguna vez: ¿cambiaría algo de mi vida si volviera a vivirla?


¿Cambiarías algo de tu vida si volvieras a vivirla, si tuvieras la oportunidad de arrepentirte de algo?

No.

¿Y eso?

Porque si cambiara la mínima cosa... no te habría conocido.

lunes, 13 de julio de 2009

Hace 80 años.

Hoy he estado hablando sobre las diferencias entre el amor de hoy en día y el de hace 80 años.


Pese a la diferencia básica: internet, he descubierto que el amor no era tan bonito y tan romántico como lo pintan.

Vale que ahora las relaciones sean menos duraderas, y el amor verdadero casi se parezca más a un cliché de película que una realidad. Pero antes, con matrimonios concertados, guerras y años de separación en las parejas... tenían tiempo (y excusas) de sobra para tener mil y un amantes.

Una de las (des)ventajas de hoy en día es que al estar todos conectados, si alguien te es infiel, ten por seguro que te enterarás. ¿Ventaja? ¿Inconveniente?

¿Qué es mejor: ignorancia o saber? ¿Se vive mejor viviendo en la ignorancia o sabiendo que alguien te decía una cosa realmente sentía otra totalmente contraria?


Mañana hablaré de las infidelidades. Eso SÍ que es un tema espinoso.

viernes, 10 de julio de 2009

Todos somos unos falsos.

video

"TRANSCRIPCIÓN"

Hoy en día, todos somos unos falsos.

Somos muy valientes si hay algo de por medio entre nosotros y la persona con la que queremos hablar. Ya no decimos las cosas que realmente importan a la cara. Utilizamos MSN, Facebook, Tuenti, mensajes por móvil, emails...

Pero en las distancias cortas nos movemos muy mal, como peces fuera del agua. Es preocupante que sólo con el alcohol consigamos soltarnos y decir ciertas cosas.

Te quiero.

No me gustas.

Tenemos que dejarlo.

Qué guapo estás.


Usamos iconos, caritas sonrientes, apenadas, para expresar lo que queremos decir, en vez de DECIRLO.

A partir de hoy, y hasta que termine el mes, no voy a utilizar ni un sólo icono en ninguna de mis conversaciones cibernéticas.

jueves, 9 de julio de 2009

Última oportunidad.

¿Le diste una nueva oportunidad después de lo que te hizo?

Una última oportunidad.

Pero eso dijiste las anteriores veces.

Y seguiré diciéndolo.


¿Cuántas oportunidades somos capaces de dar a una persona? ¿1, 2, 3... 10? Quizá dependa del daño que nos haya hecho en cada una de esas oportunidades. Pero el ser humano siempre necesitará más de una oportunidad. Muy raro es que en una amistad o relación no se den más de una o dos.


El problema es: ¿sabemos aprovecharlas? A nadie nos gusta echar broncas. No se te suele quedar buen cuerpo. Pero hay veces que hay que tomar medidas drásticas para que la gente reaccione. Pueden ser medidas más éticas o no (eso depende del punto de vista de cada uno), pero muchas veces son necesarias.


¿Deberíamos dar un número ilimitado de oportunidades? ¿O eso hace que cada día que pase y cada oportunidad que demos, vayamos haciéndonos más daño a nosotros mismos?

miércoles, 8 de julio de 2009

Sólo sonríe.

Aunque parezca mentira, hoy en día, con todas las cosas que tenemos, sólo hay algo que consigue que nos sintamos mejor: sonreir.


¿Por qué no sonreir cuando nos han hecho daño, cuando estamos mal? Sólo así podemos sobrevivir. Es algo muy sencillo:

1. Dejar de fruncir el ceño.

2. Levanta poco a poco las comisuras de los labios.

3. Si quieres, abre la boca poco a poco.

4. Sonríe, ríete a carcajadas.




La vida será un poquito menos difícil.O mejor aún, un poquito más fácil.

jueves, 2 de julio de 2009

La gente es mala.

Si te hacen sufrir, no les darás pena.

Pueden ser tus mejores amigos/as por la noche, que cuenta con que no quedarán contigo de día.

Te van a criticar una media de 15-20 minutos al día.

Te venderán a la primera.

Se regodearán en tus miserias y despreciarán tus logros.

Envidiarán tus éxitos.

Si tienen la oportunidad de pisotearte, lo harán.

¿Mentir? Es fácil.

Podrás acordarte de sus cosas importantes, que no te llamarán cuando tengas tú alguna.

Pueden hacerte favores, pero siempre con intereses ocultos.



Puede pasarte todo esto.



Pero recuerda que no estás solo.