domingo, 25 de julio de 2010

Te perderías cualquier cosa.

Hay momentos en la vida que conocemos a alguien y sabemos que es especial. Simplemente con que nos diga una palabra, sabemos que esa persona, va a ser alguien importante en nuestras vidas.


Nosotros somos los que decidimos quién entra en nuestra vida, nosotros dejamos o no dejamos. Nos abrimos, o nos cerramos. Y hay gente (mucha más de la que creéis) intentando por todos los medios entrar en la vuestra.

En la película EL INDOMABLE WILL HUNTING aparece lo siguiente:

Era el año 1972 y Robin Williams y sus amigos han conseguido entradas para la final nacional de béisbol... (una final que fue mítica) y se encuentran en el bar, momentos antes de ir al partido, una chica, que sera la mujer de Robin Williams.

Entonces, Robin le cuenta todo lo que pasó en el partidazo del siglo. Y le dice Matt Damon:

- Debió ser increíble verlo en directo.
- No lo vi.
- ¿Cómo que no?
- Dejé mi entrada en la barra y dije a mis amigos: No voy, tengo que ver a una chica.
- ¿Pero cómo te dejaron tus amigos hacer tanto el gilipollas?
- Vieron en mis ojos que iba en serio.



Eso es lo que te pasa cuando estás enamorado. Te perderías cualquier cosa.

lunes, 19 de julio de 2010

Noche.

Joder, tío, estoy super deprimido... no sé qué hacer, estoy desesperado.

Pero... ¿qué te pasa?

No me ha contestado al mensaje que le envíe.

¿Hace cuánto?

¡Hace 5 minutos ya!


Hay momentos que cosas tan simples o pequeñas como que no nos contesten a un mensaje, nos parecen un mundo. O que la persona que nos gusta no nos haga caso, que se vaya de viaje... Incluso que nos vayan a echar la bronca por algo.

Pero luego con el tiempo lo vemos como una tontería, como una pequeñez (y "con el tiempo" me refiero al día siguiente, o a los dos siguientes). Yo comparo esto a lo mismo que nos pasa por la noche. ¿Nunca os habéis fijado que por la noche todo parece más trascendental y más importante que durante el resto del día?

La mañana siguiente siempre piensas:

¿Cómo pude decir eso?

¿Cómo pude hacer eso?

¿Cómo pude pensar eso?



¿Damos demasiada importancia a cosas que realmente no deberían tenerla, obviando otras que sí deberían preocuparnos más? ¿O son esas cosas que tanto nos quitan el sueño las verdaderamente importantes, las llamadas "pequeñas cosas"?

domingo, 18 de julio de 2010

Cambios de decisión

¿Es cierto que todo el mundo quiere tener una pareja? No del todo.

¿Es cierto que todo el mundo quiere estar solo y libre? No del todo.


Los seres humanos somos indecisos, nunca estamos contentos con nada. Si has estado enamorado de una persona, ¿sigues enamorado de ella pase lo que pase?

Nunca había pensado mucho en la frase de: Un clavo saca otro clavo.
Hay veces que es cierto. Un clavo ayuda a sacar otro clavo. Hay otras veces que no. Hay veces que no te has atrevido a tener una relación con una persona y luego, meses después, tienes una relación con otra que está en la misma situación que la primera. Expliquémonos:

Él vivía en Asturias. Yo en Madrid... He tenido varias relaciones a distancia, no quiero una más. Ya he sufrido bastante.

MESES DESPUÉS

Él vive en Almeria. Yo en Madrid... Le quiero, me da igual la distancia.


La situación de una persona nunca es la misma, ni siquiera de un día para otro.

Nadie es igual a nadie

Las circunstancias cambian, la gente cambia. Es bueno saber que, pese a malas experiencias pasadas, siempre se esté dispuesto a intentarlo de nuevo, ¿no?

¿Nuestro pasado nos hace indecisos, nos condiciona? Sí. ¿Podemos librarnos del pasado? No.

Simplemente, tenemos que aprender a vivir con él... y superarlo.