domingo, 18 de diciembre de 2011

1 5 0

  • 1: Te quiero.
  • 2: Imposible. Acabamos de conocernos.
  • 1: ¿No crees en el amor a primera vista?
  • 2: Creía.
  • 1: ¿Y qué pasó?
  • 2: No funcionó.
  • 1: Una mala experiencia no puede condicionar tu vida.
  • 2: Las experiencias son las que condicionan nuestra vida.
  • 1: Mi vida la condiciono yo.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Chungo

El amor es chungo.

Sí, pero si no lo fuera, no sería tan bonito a veces. Sería un sentimiento de segunda.

jueves, 15 de diciembre de 2011

White Christmas

Es Navidad. Toca tener pareja.


¿Sólo tienes pareja en Navidad?

Bueno, y cuando mi ex me pregunta.





domingo, 11 de diciembre de 2011

Piedras (2)

éste es el principio.



Making of de mi corto HOLDEN y la entrada del blog que lo inspiró todo

MARTES 2 DE JUNIO DE 2009


Piedras.

¿Y si, de alguna forma, fueramos capaces de borrar nuestros recuerdos? 

¿Influye el pasado en nuestras decisiones? Obviamente, sí. Todo en la vida es experiencia. Pero, ¿por qué, tantas veces, después de haber sido engañados, volvemos a confiar en esa persona?

El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.
Mentira. Las moscas no dejan de chocar contra la misma ventana una y otra vez.


Ese dicho está equivocado. Porque ya de por sí lleva un planteamiento negativo adherido ¿Tropezar? A lo mejor nos llevamos esa piedra a casa y la colocamos en un tarro de nuestra habitación, lleno de otras piedras. Y lo ponemos en un lugar visible, para recordar las veces que hemos "tropezado" y con qué. Y, después de un tiempo, las sacamos de su recipiente y las quitamos el polvo.


Algunas, las acabamos tirando. Otras, nos gustan, por alguna extraña razón, y las sacamos del bote. Ya no queremos guardarlas más.


Conocí a un chico que coleccionaba piedras. Tenía su casa llena de botes de cristal, de todos los tamaños, con piedras de todos los colores. Un día me confesó algo: todas esas piedras eran experiencias de su propia vida. Por una extraña razón, no tenía recuerdos, pero, al mirar esas piedras, le venían a la mente como si fuera una película.
¿Y qué pasó con tu amigo?
Tiró todas las piedras.
¿Por qué?
Ya no necesitaba más recuerdos. Ahora le bastaba uno solo.