lunes, 16 de febrero de 2015

Boom

Tú lo que esperas siempre es un boom. 
Yo lo que espero es que no se vaya antes de la primera copa.

Siempre que tenemos una primera cita, tendemos a esperar esa conexión desde el primer minuto, esa explosión de sentimientos desde el primer hola, ese BOOM que nos haga darnos cuenta que estamos hechos el uno para el otro. Pero... ¿realmente pasa eso alguna vez?

A mí me pasó una vez. 
¿Una relación Boom?
Sí, explotó antes de empezar.

Dependiendo de ese BOOM, de esa primera cita, pensaremos si dar o no una segunda oportunidad a esa persona. ¿Y si nos equivocamos? ¿Debemos esperar, y dar siempre esa segunda oportunidad? ¿Nos gusta tanto fiarnos de nuestra primera impresión?

¿Y qué habría sido de SEXO EN NUEVA YORK si no le hubiéramos dado una oportunidad después de esa desastrosa primera temporada?
Ay, no me seas marica.

No hay una clave para una primera cita, ni pasos a seguir para una segunda, ni mucho menos un manual para una relación entera. Hay veces que hay que plantearse segundas oportunidades.

Hay bombas que explotan con retraso. Pero su explosión puede verse desde la luna.